URGENTE

Deán Mazas, sin recepcionar y con licencias excepcionales

El PSOE teme “meses de caos” por no estar aún regulado el espacio

La obra de Deán Mazas, que comenzó el 9 de julio, todavía no está oficialmente concluida, es decir, el Ayuntamiento, promotor del proyecto que adjudicó a una empresa externa, no las puede recepcionar, faltan “remates”, como un tratamiento para evitar que el granito del suelo se ensucie y otros aspectos. No obstante, hace un mes que los responsables municipales las dieron por concluidas. El Gobierno local lo confirma en una respuesta, por escrito, que facilitó a la concejal de la oposición socialista África Colomo, a raíz de una pregunta formulada por el principal partido de la oposición el pasado 13 de noviembre. El PSOE, tras contactar con empresarios y vecinos de la plaza, quería saber cual es la ubicación definitiva de los veladores de este espacio. Esta cuestión, que ya generaba cierta preocupación en ese momento, se revela fundamental actualmente, tras las quejas planteadas por los usuarios de las 120 cocheras y zonas de carga y descarga de esta plaza, que denuncian que, a consecuencia de la ocupación “descontrolada” del espacio público por los bares, tienen problema para acceder a los garajes o que se dan situaciones como el “bloqueo” de las ambulancias que hacen traslados de los internos de la residencia de ancianos que hay en la zona. Su queja motivó, de hecho, que la Policía Local multara a un local por servir bebida en la vía pública.

La edil socialista apunta que el quid de la cuestión es que las terrazas tienen una autorización excepcional para el uso de la plaza, por lo tanto, a su juicio, al no existir un ordenamiento definitivo, en sus palabras, “no se sabe el tiempo que se prolongará el caos” que, como denuncia este partido y también residentes, impera en este rincón del centro. “Por lo que se ve, va para largo, porque quedan todavía cosas por hacer en una obra que iba para tres meses”, reflexiona.

cabreo y multas. En este contexto, las comunidades de vecinos de “Económica”, “Cervantes”, “El León”, “Valderrama”, el hotel Xauen, la residencia La Inmaculada y otros particulares, se constituyen en una plataforma vecinal. El objetivo de este colectivo, que agrupa a unas trescientas personas, es lograr que se reviertan los cambios de tráfico “impuestos” tras la reforma de Deán Mazas, donde tienen los accesos a sus cocheras y zonas de carga y descarga. Se sienten víctimas de una decisión injusta que les obliga a dar un tremendo rodeo para llegar a sus propiedades, lo que satura la vecina Plaza del Pósito y genera una mayor contaminación en las Bernardas y Álamos. Esta asociación ya tiene cursada una petición para plantear las quejas cara a cara al alcalde, Javier Márquez, con el objetivo de que se atiendan sus demandas, como tarde, después de que concluyan las obras anunciadas en Roldán y Marín y la Plaza de la Constitución, por donde antes podían circular.

En medio de este galimatías, la Policía Local anunció ayer sanciones por la colocación de carteles sin autorización. Se trata de señales del hotel, como confirman sus responsables. “Me multan por poner unos cartelillos provisionales y eso que avisé a la Concejalía que iba a colocar para no perder clientes, que se pierden tras cambiar el tráfico sin avisar el Ayuntamiento a Google para actualizar los recorridos”, reflexiona su director, Juan Manuel Camacho.