Cinco lazos ilegales en el mismo coto de Jimena en el que murió un lince

Medio Ambiente no descarta el cierre de la reserva de caza

20 ene 2017 / 13:00 H.

El gasto público que implica la lucha por su conservación y su papel fundamental para la conservación del medio ambiente hacen que la muerte de cualquier ejemplar de lince ibérico obligue a un minuciosa investigación. El último de estos felinos fallecido en la provincia jiennense es Melisandre, un ejemplar de 2 años, nacida en un centro de cría en cautividad de Portugal, y reintroducida, dentro del programa de recuperación del hábitat de este animal, en el entorno del Guarrizas, ya en Jaén. La hembra se ahogó al quedar atrapada en un lazo, un arte ilegal de caza, en un coto de Jimena. La Comandancia confirma que el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil trata de localizar al responsable, lo mismo que agentes forestales de la Junta. El trabajo ya da sus primeros frutos y arroja resultados preocupantes. Y es que, como precisa el delegado de Medio Ambiente de la Administración andaluza en Jaén, Juan Eugenio Ortega, en la misma reserva de caza en la que se halló el cadáver del lince fueron localizadas otras cinco trampas idénticas a la que la mató.

Con estos datos sobre la mesa, en el Gobierno andaluz, como aclara Ortega, están ya a la espera de recibir las actas definitivas de las pesquisas de los agentes de Medio Ambiente para analizarla y, en palabras del delegado, “sancionar con toda la fuerza de la ley”. “No podemos permitir un arte ilegal, cuyo uso está penado. Si no encontramos al causante, se cerrará el coto”, sostiene Ortega que desvela que ya pesan expedientes sancionadores previos sobre la gestión de esta reserva cinegética. El castigo “administrativo” avanza sin perjuicio de las investigaciones propiamente policiales y no cierra la puerta a la posibilidad de que el caso llegue a los tribunales. De hecho, el delegado de Medio Ambiente ya adelanta que pondrán a disposición de la Fiscalía todo aquello que averigüen.

El pasado verano, tras conocerse que el lince Melisandre campaba por Mágina, y a tenor del hallazgo de dos quebrantahuesos envenenados en este rincón de la provincia, de gran riqueza natural, el delegado ya mantuvo una reunión con responsables de los ayuntamientos de Albanchez, Jimena y Bedmar, al estar estos cotos, por los que se mueven especies amenazadas, muy cercanos, y con presidentes de las sociedades de caza de estos municipios.