Terminó la fiesta

El final de la “no feria”, la de San Lucas, marca el comienzo de un curso político en el que hay mucha tela por cortar, desde el cambio en la dirección provincial del PP al de la regional del PSOE

19 oct 2020 / 17:05 H.

Terminó la Feria de San Lucas más especial de la historia, sin casetas, sin cacharritos, sin vestidos de faralaes y sin lluvia. No faltaron los espectáculos taurinos a una cita que, una vez más, cerró una España aburrida y ausente de verbenas. Sin pena ni gloria pasó una fecha que, aunque señalada en rojo en el calendario nacional, el coronavirus en encargo de hacer trizas. El curso político, que en Jaén suele empezar en los postres del plato fuerte del 18 de octubre, comienza este año con un desorden fuera de lo común. En todas las casas cuecen habas y, a tenor de las circunstancias, todo apunta a que el coronavirus será la excusa perfecta para que el cocinado sea a fuego lento. Cierto es que las miradas, el esfuerzo y la energía de quienes están al mando del timón se concentren en la lucha por la contención de un virus mortal que se hace cada vez más fuerte. Sin embargo, la vida sigue y, como tal, tiene sus momentos buenos y malos con protagonistas que suben y bajan en función de los acontecimientos. Ahora que estamos preparados, listos, ya, empieza una carrera en la que nadie sabe quién llegará el primero, si alguien se quedará a medio camino o, incluso, si la opción es mejor dejar de jugar. Sirva el símil para cualquier partido político, porque los cambios que se avecinan, que llegarán, afectarán a toda la gama de colores de un tablero en el que las jugadas amenazan con estar entretenidas.

¿Por dónde se puede empezar? En el Partido Popular están con las uñas rebañadas ante una situación que, por más que la oficialidad intente mirar hacia otro lado, es tan real como la vida misma. El movimiento que promulga el cambio en la dirección provincial cada vez se hace más fuerte en los municipios y, a la espera de que el candidato a liderar la organización dé el paso, a ver quién es el “bravo” que mueve un dedo. Senadores contra diputados, en singular y en plural, en una batalla campal, lidiada entre bambalinas, en la que no hay nada ganado ni perdido. Ya se verá.

Como el orden no altera los factores del producto, si hay lío en la calle San Clemente no será menos en la calle Hurtado. Por cierto, Susana Díaz, a falta de feria, pisó la Institución Ferial de Jaén para reunirse con los afectados por el cierre de los comedores escolares y, de paso, tantear el terreno. Hay un jiennense, Felipe Sicilia, sentado a la izquierda de Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados, que está dispuesto a ser el próximo secretario general del Partido Socialista de Andalucía y, ante unas primarias que todavía no están convocadas, la actual líder necesitará saber quién está con ella y quién está con él. Basta con echar un vistazo por las redes sociales para darse cuenta de que Laura Berja y Daniel Campos, o viceversa, tienen todo su apoyo, pero aquí lo que verdaderamente importa es lo que diga la dirección provincial, con Francisco Reyes a la cabeza. Ya se sabe que la respuesta oficial es que todavía no toca, que existen cosas más importantes que mirarse el ombligo. Sin embargo, las reuniones a puerta cerrada se suceden y hay otras voces “cantantes” en un concierto que no ha hecho más que empezar. Suena con fuerza la de la parlamentaria Ángeles Férriz, apartada de los micrófonos por obra y gracia de la expresidenta desde el revuelo generado en torno a Mario Fernández. También sonará la letra de Juan Francisco Serrano, que para algo dejó de ser alcalde de Bedmar. ¿O no?

Y hay más. En Ciudadanos queda por llegar la revolución a una estructura en la que el único seguro es el coordinador provincial, Miguel Moreno. Y, en cuanto a Vox, mejor no hablar. Así está el panorama en la resaca de un San Lucas que ojalá, eso sí, hubiera estado pasado por agua.

¿Qué será lo que llegará pronto a la capital en forma de inversión?

Lo anunció la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Jaén, la teniente de alcalde María Cantos, cuando recogió su premio “Buscando a Nemo” en los Premios Trepabuques de esta casa. El próximo jueves habrá un anuncio importante, en forma de inversión, para la capital. No hay quién le saque de qué se trata, aunque todo hace indicar que nada tiene que ver con la base del Ejército en la que trabaja con el Ministerio de Defensa y que sí tiene más hilación con el agua que con la tierra. El caso es que, aparte del anuncio en sí, queda claro que María Cantos intenta estar en primera línea de la gestión municipal en un pacto de Gobierno en el que intenta que el pez grande no se coma al chico. Cierto es que los proyectos que la Administración municipal pergeña durante este mandato pertenecen al equipo de Gobierno, liderado por el Partido Socialista y Ciudadanos, pero también es verdad que cada uno intenta barrer para casa para que cale en el mensaje el partido que está detrás de cada maniobra. Jaén, una ciudad necesitada de iniciativas empresariales que ayuden a fortalecer la capitalidad, reclama la ayuda urgente pública y privada para ponerse al frente de una provincia en la que debe llevar la voz cantante.

“Sí” a la comisión de investigación del Padel Tour

El alcalde de Jaén, Julio Millán, está a favor de la comisión de investigación del World Padel Tour, un torneo que, en la última edición, se quedó con las cuentas pendientes y, al parecer, no cuadran. Hubo quienes aseguraron a este periódico que el pleno votó a favor de ese estudio en aras de la transparencia, pero que el máximo dirigente municipal no estaba del todo de acuerdo. Aclara Julio Millán que habló con el portavoz del Grupo Municipal Popular, Manuel Bonilla, para decirle que su intención no es llegar a los tribunales con una cuestión como esta, pero sí que los ciudadanos sepan, realmente, lo que costó un torneo nacional que el anterior equipo de Gobierno, liderado por Javier Márquez, “vendió” a coste cero.