Preparados, listos, ¡ya!

28 jul 2020 / 16:52 H.

Llegó el gran día. El Partido Socialista de Alcalá la Real vivirá esta tarde otra jornada histórica. Está el “patio” revuelto después de una dimisión que puso patas arriba la fuerza política más votada de la Ciudad de la Mota y que, sin embargo, perdió el bastón de mando en las últimas elecciones municipales. Tuvo que intervenir la Ejecutiva Provincial para convocar una asamblea que sea capaz de zanjar, de una vez por todas, una crisis interna que todos niegan ante evidencias más grandes que una Catedral. La cita es hoy, mismo, a las 19:30 horas. Será entonces cuando se abra el melón y se despejen todas las incógnitas con respecto a un conflicto que tiene nombres y apellidos y que adquiere visos de continuidad ante los mensajes que llegan de uno y otro bando, que los hay. Recurrir a las urnas es la única solución que, en este momento, queda. La votación será, eso sí, secreta, por lo que la militancia tiene libertad plena para elegir entre los dos candidatos que, por el momento, hay en liza.

Todo parece indicar que los afiliados tendrán que elegir entre Carlos Hinojosa y Juan Ángel Pérez. Misión imposible resultó encontrar una tercera vía con liderazgo para tirar por el camino de en medio y evitar un capítulo más de confrontación que a lo único que lleva es a encender los ánimos en el seno de una agrupación necesitada de pegamento del bueno. Intentó por todos los medios la dirección provincial que solo se presentara a la Secretaría General del PSOE de Alcalá la Real una persona con capacidad suficiente para frenar una división que si a alguien favorece es a quien está, ahora, en el gobierno municipal. No fue posible y, finalmente, tampoco hubo avenencia entre los aspirantes a dirigir una agrupación que aspira a provocar un giro político en el Ayuntamiento en la próxima cita con las urnas.

Ni que decir tiene que tanto Carlos Hinojosa como Juan Ángel Pérez jugaron sus cartas en los últimos días. Lo hicieron con discreción, sin recurrir a las redes sociales y con maniobras encaminadas a evitar hacer daño al partido y a sí mismos. Las llamadas a la militancia se sucedieron. Solo trascendió el mensaje del exalcalde en el que pedía a los suyos posicionamiento y apoyo después de una dimisión que, dice, fue el único mecanismo que encontró en los estatutos para conocer el grado de respaldo que necesita con el fin de poner en marcha el proceso de renovación de la Ejecutiva Municipal. Del exdiputado provincial se sabe que encontró sostén en pesos pesados del municipio. Hay quienes dicen que el hecho de que la votación sea en secreto favorecerá el cambio. También están los que aseguran que el ambiente se encuentra tan sumamente enconado que hay militantes que dicen que si gana Carlos Hinojosa se dan de baja en el partido y otros que afirman que si vence Juan Ángel Pérez, más de lo mismo.

Todo hace indicar que, después de la asamblea de esta tarde, quedará trabajo por delante para recomponer las piezas de un puzle totalmente disgregadas para que, dentro de tres años, los socialistas lleguen fuertes y unidos a las elecciones municipales, la verdadera cita con las urnas. Quien dirija la Ejecutiva local no tiene por qué ser, precisamente, el futuro candidato a la Alcaldía, tampoco hay fuerte tradición en la Ciudad de la Mota al respecto, pero sí es cierto que sería lo natural y lo más lógico en un contexto, además, en el que una coalición entre el Partido Popular y Ciudadanos les arrebató el poder. Todo está preparado para que la incógnita se resuelva y, al menos, las vacaciones puedan ser tranquilas para los candidatos.