“Guerra” de poder

25 may 2020 / 16:45 H.

Todo está interrelacionado. Lo habitual en política es que, cuando alguien da un paso al frente, a la derecha, a la izquierda o hacia detrás, se produzcan réplicas de movimientos en todo su entorno. Ya se sabe que Ciudadanos vive un momento de cambios, apaciguados por el coronavirus, que van de lo nacional, pasarán por lo regional y desembocarán en lo provincial e, incluso, en lo local. Como en cualquier casa de vecino, salvo las excepciones que confirman la regla, el patio se revuelve por culpa de desavenencias internas que quedarán pulidas cuando las piezas del puzle de un organigrama en ciernes queden encajadas. Hay “guerra” por controlar el partido en Jaén, un secreto a voces que quedó escenificado en la última propuesta que llega a la Diputación Provincial de Jaén. Es solo un ejemplo de lo que queda por ver en el seno de una organización, de color naranja, con poder en el seno de la Administración andaluza y en un buen puñado de ayuntamientos jiennenses.

A las claras. El alcalde de Porcuna, Miguel Moreno, se postula para ser el futuro coordinador provincial, un cargo que ostenta, hasta la presente, la delegada Raquel Morales. Importante este paréntesis para explicar que hay dos bandos en el “ring” naranja. Por un lado, están los partidarios de quien fuera el todopoderoso responsable de la organización del partido y hombre de confianza de Albert Rivera, Fran Hervías. Por otro, los afines al vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, junto a su núcleo de poder en torno al Gobierno andaluz. Justo en este segundo bando se sitúa el protagonista de esta historia que, evidentemente, no es de la cuerda de quien ostenta el escaño de Ciudadanos en la Diputación, Ildefonso Ruiz.

He aquí el “quid” de la cuestión. El único diputado provincial, de forma unilateral, registra una petición para desbancar a Miguel Moreno como representante en la Junta Asesora del Consejo de Alcaldes y situar, en su lugar, al alcalde de Linares. El malestar es más que palpable. Hay que tener en cuenta que el alcalde de Porcuna llegó hasta ese órgano a propuesta del propio Ildefonso Ruiz y con el respaldo de todos los dirigentes municipales de Ciudadanos en la provincia. Miguel Ángel Carmona, de Arjonilla; Enrique Puñal, de Cárcheles; Manuel Fernández, de Aldeaquemada, y Raúl Caro-Accino, de Linares, dejaron constancia de su apoyo a través de un grupo de mensajería telefónica. Sin fisuras dieron el visto bueno, al comienzo de la legislatura, al ya considerado como uno de los referentes de la fuerza naranja en la provincia.

El enfado, en este momento de la “película”, es más que generalizado. Todos los alcaldes consultados no entienden que Miguel Moreno fuera elegido democráticamente y, ahora, se produzca una decisión unilateral en la que nadie les dé vela en este entierro.

El diputado, en su escrito, esgrime motivos organizativos. Sin embargo, el trasfondo no es otro que la intención de restar poder a quien consideran su contrincante fuerte en la carrera por dirigir Ciudadanos en la provincia. Hay quienes aseguran que la moción de censura en el Ayuntamiento de La Guardia está directamente relacionada con los movimientos de “fichas” que Miguel Moreno y compañía buscan para ganar peso en la Diputación, donde el concejal Manuel de Carlos ejercía de “suplente” de Ildefonso Ruiz, un rizado rizo que solo el tiempo podrá aclarar. Como represalia, en forma de anticipación, se produce esa solicitud en el Consejo de Alcaldes que el presidente, Francisco Reyes, tendrá que aprobar. Hay verdadera rivalidad en el seno de una organización política que primero tendrá que decidir quién es el que “manda” en Andalucía y, después, en cada una de las ocho provincias. En Jaén, ya se sabe quién tiene todas las “papeletas” para mandar.