El cartel de moda

03 ago 2020 / 16:46 H.

Terminó la asamblea extraordinaria del Partido Socialista de Alcalá la Real con un claro resultado entre quienes se postularon para dirigir la fuerza más votada en las últimas elecciones municipales. Perdió el continuismo, el más de lo mismo, y ganó la novedad y las ganas de renovación. Dos rivales de una misma familia política se enfrentaron a unas urnas secretas en las que la militancia tuvo voz y voto para provocar el vuelco en el seno de una organización dividida por cuestiones internas que sí vienen al caso. La candidatura de Juan Ángel Pérez se impuso a la de Carlos Hinojosa con una diferencia de una veintena de votos de los 109 afiliados que participaron activamente en la votación.

El nuevo rumbo de unas siglas con fuerte arraigo en la Ciudad de la Mota estará liderado por el exdiputado provincial de Cultura con el acompañamiento de pesos pesados, entre los que destacan Francisco Martín Rosales como presidente de honor y Elena Víboras como presidenta. Hubo intentos para evitar las urnas con el fin de impedir el cara a cara, pero la cabezonería frenó las pretensiones de la dirección provincial de cerrar una confrontación sin sentido sin más leña que la que arde. No pudo ser. La democracia, finalmente, puso a cada uno en su debido lugar, y aquí paz y después gloria.

Juan Ángel Pérez empieza, ahora, su particular campaña electoral y, aunque haya quienes aseguren que el momento es propicio para el fuera de juego, lo cierto es que el partido no ha hecho más que empezar. Las líneas maestras de su forma de “jugar” las avanzó en aquella asamblea extraordinaria tras la que por pocas no llega tarde al trabajo. El siguiente paso consistirá en la convocatoria de una Ejecutiva Local en la que empezará a marcas las pautas de futuros movimientos que, eso sí, tendrá que estudiar con detenimiento. En el empeño del nuevo secretario general de PSOE de Alcalá la Real está poner patas arribas la organización, darle una vuelta en las redes sociales y, sobre todo, retomar la calle. “Tenemos que defender nuestro legado de más de cuarenta años de aciertos y errores para que nadie se pueda atribuir nuestro trabajo”, expone. El cumplimiento del programa electoral con el que los socialistas se presentaron a las elecciones municipales de 2019 también está en la hoja de ruta de Juan Ángel Pérez y los suyos que, por cierto, cada vez son más. ¿Qué será lo siguiente? Todas las miradas están puestas en la difícil respuesta a esa pregunta que se condensa en tres palabras: moción de censura.

A las claras. El pacto de Gobierno que dio el sillón de la Alcaldía al Partido Popular se sustenta en dos concejales de Ciudadanos, uno de ellos exmilitante del Partido Socialista que abandonó las siglas por desavenencias con Carlos Hinojosa. En su entorno aseguran que mantiene amistad con Juan Ángel Pérez y que mucho se tiene que torcer la cosa para decir “no” a una propuesta del socialista que resulte convincente para devolver la Alcaldía al partido que resultó ganador en las verdaderas urnas y recuperar la ilusión. El proceso no es nada fácil y, por supuesto, se tienen que alinear muchos astros para conseguir un propósito que, por el momento, se atisba lejano en el tiempo, lo primero porque el nuevo líder no tiene acta de concejal y lo segundo porque se tendrían que forzar unas cuantas dimisiones más en el grupo que, en este momento de la “película”, está en la oposición. Hay resquicios legales que permiten la artimaña, pero sin precedentes en una provincia en la que cosas más raras se han visto. Lo que queda claro es que hay un nuevo cartel entre la familia socialista alcalaína que en las redes sociales encuentra respaldo entre perfiles que sorprenden. Pasen y vean.