Ramón, esa hormiguita valiente

Ramón Rueda Quirós, de Jaén, Jaén de toda la vida, no ha hecho más que trabajar y también inventar, como sus contadores de Jaén, que pueblan medio mundo >> Es un tipo afable, de amena conversación y siempre dispuesto a echar una mano >>

16 ago 2020 / 11:10 H.

Ramón Rueda Quirós no ha liderado nunca las organizaciones empresariales, ni se le conoce en Jaén por estar permanentemente dispuesto a salir en los periódicos y en las radios, lo suyo es otra cosa, mejor dicho, otras dos cosas: Una, trabajar, cual hormiguita que no se cansa nunca de trabajar y seguir trabajando y la otra, hacer amigos y contar amigos, que con Ramón, la charla no tiene horas ni el encuentro aparente final aunque se haga el día y se transmude la noche en citas ineludibles de trabajo al día siguiente. Conste, sin embargo, que su no apego al sillón del cargo le haga ser (o haber sido) alguien alejado de los problemas de un empresariado que en Jaén brilla por su ausencia entre los figurantes, más subvencionistas que emprendedores, porque por ellos da la cara y se juega los cuartos cuando hay que jugárselos y en las esquinas que casi nadie frecuenta, las de encarar la vida y la empresa con una fortaleza de ánimo que a veces raya la osadía y la temeridad. Verbigracia, él estaba, junto con otro puñado de valientes, en el único intento de sacar de la tumba a la Cámara de Comercio de Jaén, sin éxito no por esta gente, más bien por quienes de ella gozaron y regozaron y de los políticos de aquel tiempo que los engañaron. Así las cosas, estamos ante alguien al que le duele Jaén y sufre por Jaén y tiene un orgullo supremo, haber llevado el nombre de Jaén por medio mundo cada vez que vendía un contador, bien por África, otras veces por Asia y las más por Sudamérica. Porque Ramón Rueda es el de Ruedagua, el de los contadores y en su chepa de hombre entrado en canas y con entradas ganadas al tiempo lleva a gala ser uno de los pioneros en la exportación, amén de haber patentado algo en el mar de olivos que no tiene nada que ver con el aceite de oliva. Ramón es un dandi cuando hay que serlo, de sublimes corbatas casi nunca anudadas al cuello y un tío campechano con el que te juegas las cervezas a los chinos solo por el placer de jugar porque a Ramoncito (el diminutivo es recíproco en cariño cuando él me llama a mí Juanito) a espléndido casi nadie le gana en Jaén. Sin lugar a dudas, Ramón es un tipo muy de fiar y al que se le quiere porque él siempre quiere más.

ADIVINA... ADIVINANZA

>> “A todo el mundo le dice que sí, lo cual en los primeros meses es normal, el problema llegará cuando se vea que no hace nada” (1-12-2019)

LA CLAVE

Y como sigue en su línea y siempre está de postureo será el cargo más efímero de la provincia de Jaén

>> “¿Será verdad que las maniobras orquestales contra el nuevo alcalde se han intensificado esta Navidad” (29-12-2019)

LA CLAVE

Todo más que apagado, por dos cuestiones: Una lo de Vox va para largo y dos, en Ciudadanos las encuestas dan miedo.

LA PERLA DE LA SEMANA

Lo echan de un sitio (o se va cinco minutos antes) pero ya ha montado oficina en un conocido local de hostelería, para solventarle problemas a los autónomos del sector que alucinan cuando ven lo que manda

A MEDIA VOZ

Ser líder de la oposición en estos tiempos es como no ser nada, mejor estar callados

GOBIERNO Y OPOSICIÓN EN PANDEMIA

Algunos alcaldes van a salir señalados de la pandemia, otros muchos bendecidos porque no han dejado un solo minuto en soledad a sus votantes, fuesen del partido que fuesen y otros, también minoría, resulta que no se han enterado de lo que ha pasado realmente de lo escondidos que han estado. No es tiempo fácil para el ejercicio de cualquier Gobierno en pandemia, mucho más el municipal, que es el que realmente da la cara con los votantes, pero para eso decidieron ser alcaldes, para ejercer el Poder y el mando, sean las circunstancias que sean. Todavía queda lo duro, ánimo “mis valientes”.

... Y AL FRESCO

>> Titular del viernes 14 de agosto: “El aceite de oliva sigue penalizado al 2 por ciento en EE. UU”.

>> Y la interpretación: “Hamburguesas americanas, comida basura donde las haya, al 50% más caras, no le den más vueltas”.