Cristóbal Valderas, jaenero de pro

Se marchó a estudiar Caminos y dejó Jaén, pero nunca ha dejado de ejercer de jiennense sea el país del mundo que sea >> Cristóbal Valderas Alvarado se conoce Jaén como la palma de la mano >> Es presidente de Clece, 80.000 empleados >>

19 jul 2020 / 11:28 H.

Es de Jaén como Piturda, el Sanatorio y el Fali o la Cruz del Castillo, aunque él estuvo siempre más apegado a la zona baja, la calle Cristo Rey y sus alrededores, donde vivió sus años mozos de maravilloso recuerdo, el de la juventud ahora llamada preadolescencia que cuenta como si fuese ayer. Es la vida que guarda en el baúl de su tesoro más íntimo, ese que es personal pero no intransferible porque la infancia de aquellos niños como Cristóbal era un permanente empezar a vivir, cada día y siempre compartido; en la calle y con los amigos. Serían las tres “cés” de las que siempre habla Serrat como mesa camilla de su generación, la calle, la casa y el colegio, con preponderancia especial a las enseñanzas y a las aventuras y desventuras de la calle, también en Jaén, porque en aquellos años Jaén era un pueblo grande y los barrios, pequeños pueblos dentro de la propia ciudad. Les escribo hoy de un jaenero de pro, que se gana la vida lejos de Jaén, lo mismo en la Península ibérica que en la Gran Bretaña de la Comentwealth en la que manda la reina Isabel II. Cristóbal Valderas Alvarado nació en Jaén y vive entre Madrid y Londres, pero no deja de visitar su tierra y con su madre pasea por el casco antiguo y por el nuevo Bulevar, entra y sale de sus callejuelas y disfruta de las pequeñas cosas de la tierra que le vio nacer y crecer. Es ingeniero de caminos canales y puertos y bajo sus espaldas tiene cada mes la nómina de casi 80.000 personas (he escrito bien, ochenta mil) y nunca dejó de mirar a los ojos a sus paisanos con la misma cercanía y el mismo derroche de amistad. Es presidente de la multinacional de la dependencia, los servicios y la limpieza de nombre Clece y entre sus mayores virtudes sobresale ‘cum laude’ la de jiennense, sin orillar la de buen hijo y mejor persona, porque resulta curioso cómo después de tantos años fuera de su patria chica, contando estudios y profesión, no haya perdido el deje de auténtico jaenero en el habla. Se pierde por una pipirrana, unas espinacas ‘esparragás’ y un ochío de La Magdalena, además de la tertulia amistosa y amigable, mismamente lo que hace siempre un buen jiennense, viva donde viva.

ADIVINA... ADIVINANZA

>> “Nadie, ni la última en llegar, quiere irse de vacaciones sin dejar hechos los deberes de tener a la vuelta, a su disposición, un magnífico equipo de comunicación que cuente todo lo que hace” (29-08-2019)

LA CLAVE

La situación es tal, que los organismos oficiales tienen más periodistas que los medios; menos dos, uno público y otro privado.

>> “¿Qué alcalde puede dar el pelotazo de su legislatura con una obra junto a la carretera y se cree que no lo sabe nadie?” (8-01-2020)

LA CLAVE

Al alcalde ya se lo “limpiaron” y no supo verlo, como esta obra, del todo legal, que dará que hablar y mucho por su envergadura y cercanía a Jaén.

LA PERLA DE LA SEMANA

Es un jefazo de la cosa pública en Jaén y resulta que no le paga a sus trabajadores agrícolas, como bien ha certificado la Justicia en Jaén.

A MEDIA VOZ

Solo pena de 100 euros de multa, hay que llevar siempre mascarilla y a Jaén no le va mal

LA VIDA ENTERA, TODO SE LLENA DE MASCARILLAS

No hay que darle vueltas, este periódico que tienen en su mano, sin ir más lejos, está lleno de mascarillas. La vida se nos ha llenado de barbijos o tapabocas, como se les llama en toda Sudamérica. Jaén, además, está haciendo los deberes y encabeza la estadística en uso ciudadano (casi cercana al 100%) frente a Guipuzcoa (que no llega al 50%). Una buena noticia, por doble razón, cuidamos nuestra salud y también cuidamos la de nuestro entorno, la comunidad que nos rodea Y, qué cosas, somos líderes en algo no negativo... ¿A que extrañan las fotos de gente con la cara tapada posando?

... Y AL FRESCO

>> Jueves 16 de julio: “El Ayuntamiento cancela San Lucas y siembra la indignación entre los feriantes”.

>> Y la pregunta: “¿Deberían suspenderse todas las actividades festivas sean en el Castillo, en Otíñar o en el Bulevar?”.