Ahora que dibujas en el cielo...

Decimos adiós a Pepe Vica, la persona más conocida y admirada de Jaén, quien ha retratado el alma de esta ciudad con su pluma, quien ha dibujado las entrañas de sus inquilinos con su lápiz >> Adiós a José Villar Casanova, un grande de Jaén

18 oct 2020 / 16:50 H.

Querido y admirado Pepe, no ha llovido en toda San Lucas, tu feria, tus días grandes, ese ir y venir tuyo por las casetas y el Real saludando paisanos y compartiendo chascarrillos con tanta buena gente que te conocía y aplaudía porque te has ganado un nombre en la ciudad de tus amores, en vida, con lo que eso significa en una ciudad tan cainita como la nuestra. No hay colectivo o asociación que desconozca quién es Pepe Vica y en estas que vas y te apagas de pronto y de repente. Casi con un hálito de voz nos anunciaste que reposabas de tus escritos y tus caricaturas porque ibas de nuevo al ‘taller de recauchutados’ y cuando todo parecía que de nuevo reiniciabas tu encuentro diario con tus ávidos lectores, una brisa nos anunció que te marchabas a encontrarte con Socorro, a quien tanto estabas echando de menos últimamente.

Y no ha llovido en la no Feria, ya sabes, qué te vamos a contar tu legión de amigos, tu porrón de admiradores, que no pelotas, que los pelotas te aburrían y te sacaban la mejor de tus ironías, el más recóndito e indescifrable de tus sarcasmos. Nuestra admiración infinita, nuestro respeto eterno, querido Pepe, que inventaste una forma de abrir el periódico. Desayunar cada mañana era una sana rutina de coger el café con una mano y buscar a Vica con la otra. Nos privas de esa indescriptible sensación de vida al leerte porque conocías la ciudad y sus habitantes igual que los pliegos de tus sabrosos puros, además dibujando el perfil de cada uno de sus personajes con una clarividencia única, magistral, inigualable, que no hay ‘plumilla’ que te haya hecho sombra, que no hay dibujante que sea capaz de hacer lo que tú hacías con ese trazo firme, determinante y clarificador de la esencia de una persona... Si como complemento, el dibujo lo asociabas con tela y con colores, también de trazos rectilíneos, la caricatura se elevaba si rodeos a la categoría de obra de arte. Contigo se va una forma de hacer periodismo, con Vica desaparece el último gran caricaturista de Jaén, que todo lo condensaba este señor de 82 años, que ha seguido al pie del cañón día tras día desde que con 13 años llegó a Diario JAÉN en los años 50 y ser el periodista que más y mejor ha escrito en un periódico que el año que viene cumplirá ocho décadas. Pepe quedará siempre en el recuerdo de quienes le conocimos y permanecerá el resto de los días en la memoria de una ciudad que podría rendirle tributo con una estatua con su lápiz en la mano y su puro en la boca, con una pastira y un chirri detrás, que para querer a Jaén, nadie como Vica... Hoy, por San Lucas, seguro que te hubieses dado un garbeo y te hubieses llevado el paraguas, como siempre, por si acaso. Pepe, ea, que dibujabas como los ángeles, tus compañeros de tertulia ahora. Descansa en paz con Socorro.

ADIÓS A VICA

La ciudad le dio una calle y la ciudad debe darle una estatua a un grande

DESCANSE EN PAZ

Ya habita la memoria de sus amigos y de una ciudad que le debe su memoria