Actualizado
miércoles, 19 junio 2019
22:25
h
URGENTE

La noria del mercado del aceite

Ver comentarios

En el enrevesado mundo del mercado del aceite de oliva nunca hay estabilidad y, llegado el momento cíclico, el olivarero puede vender por debajo o al límite de los costes de producción. La casuística particular de un negocio que juega con la producción mundial y con la necesidad de venta de los productores hacen que se difícil conjugar la rentabilidad, un precio que no asuste al comprador en el supermercado y el pago al agricultor en origen. De esta manera, la bajada del precio ha hecho que las cooperativas y almazaras de la provincia busquen alternativas para no perder dinero, así la opción de acudir a los bancos y cajas para pedir adelantos de créditos es una opción antes que vender por debajo de costes o a un precio irrisorio. Porque lo que es un dato irrefutable es que el aceite cada vez tiene menos valor de mercado, por ejemplo el lampante vale un 30% menos. La Consejería de Agricultura ante el pánico generado en el sector reúne hoy al Consejo Andaluz del Aceite de Oliva en Jaén para analizar la situación y estudiar posibles soluciones. España afronta una gran producción esta campaña, Jaén tendrá la segunda mayor de su historia, y eso, inevitablemente hace que caiga el precio. La clave sería poder tener peso en el mercado para no caer en los cantos de sirena de vender a cualquier precio y por esta razón es tan necesario que el aceite jiennense tenga cuanto mayor peso específico mejor. Es decir, tener posibilidad de regular precios porque se opere de manera más conjunta y así controlar la venta. De lo contrario, se repiten escenas ya viejas, vienen de fuera, hacen negocio con la venta posterior del preciado líquido y aquí creemos, erróneamente, que hemos triunfado. Pues, no.