La labor necesaria de Cáritas

    08 jun 2023 / 09:50 H.
    Ver comentarios

    Si no existiera Cáritas Diocesana habría que inventarla. La presentación de la Memoria Anual de actividades que realiza a lo largo del año este colectivo religioso da muestra de la grandeza de su existencia en una provincia en la que su ayuda es fundamental para miles de familias. Su labor caritativa se resume en 6,3 millones de euros invertidos en casi 38.400 personas que acuden a las iglesias en busca de una mano amiga. La confianza en esta institución es la base sobre la que se teje la madeja de solidaridad que hila a la perfección un organismo que cuenta con más de 1.500 voluntarios en el seno interno de la Diócesis. Se trata de jiennenses convencidos de que el ser humano debe estar dignificado, tener cubiertas sus necesidades vitales y no sentirse solo en una sociedad en la que cada vez hay más frialdad en las relaciones entre desconocidos. Es importante reconocer la labor que realiza Cáritas Diocesana, casi siempre de forma callada, en un momento en el que el perfil del pobre está cambiando, porque ya no es vulnerable sólo el que no tiene trabajo y una nómina a final de mes, sino aquellos que tienen un empleo y, sin embargo, no consiguen sostener a sus familias con el dinero que reciben. Hay muchos tipos de pobreza y, en este sentido, las necesidades de los más vulnerables son ahora diferentes a los de no hace muchos años. Sin embargo, son muchas más las acciones que desarrolla este organismo, tanto con las mujeres que se encuentran en situaciones de desamparo, como con las personas que carecen de un hogar e, incluso, con la población reclusa. Ayudar a Cáritas es, sin lugar a dudas, una garantía social de presente y de futuro, porque significa ofrecer esperanza a quienes están a punto de tirar la toalla.


    Editorial