La gestión de la Diputación

    10 jul 2024 / 09:39 H.
    Ver comentarios

    El presidente de la Diputación Provincial de Jaén, Francisco Reyes, hizo una parada en el camino, en el primer año de su cuarto mandato, para hacer balance de la gestión realizada por una institución convertida en un referente para los ayuntamientos, sobre todo para los de menor tamaño, cuyos alcaldes se ven, en muchas ocasiones, desamparados por las administraciones públicas y obligados a asumir competencias sin medios a su alcance. No hay más que recordar el importante papel que desempeñaron durante la pandemia del coronavirus, donde los representantes municipales se convirtieron en verdaderos escudos de protección y tejieron redes de solidaridad que, incluso, salvaron vidas. Ahí estuvo también, al pie del cañón, el conocido como ayuntamiento de ayuntamientos, un verdadero generador de puestos de trabajo, cuando afloja la cosecha de aceituna, que permite a las familias que viven del campo poder subsistir con ayudas que, por otra parte, se convierten en la pescadilla que se muerde la cola. Son muchas, grandes y pequeñas, las acciones que realiza la Diputación Provincial y, aunque su equipo de Gobierno tiene siglas políticas, que recibieron mayoría absoluta en las elecciones del 28 de mayo, lo cierto es que es lo último que se debería mirar a la hora de remar en una dirección: el avance de la provincia en su conjunto. Todas las administraciones están obligadas a unir sus fuerzas para sacar del vagón de cola a una tierra que tiene su principal frente de batalla en las deficientes infraestructuras de comunicación. Para nada servirán los fondos pensados para atraer empresas si no hay autovías y vías férreas que permitan una conexión eficiente y propia del siglo XXI.


    Editorial