El clima y sus recordatorios

    22 sep 2019 / 11:10 H.

    Una ola de concienciación joven puede revertir ese punto de no avance en cuanto al cambio climático que ya sufrimos en nuestras propias carnes en cualquier país del mundo. La corriente negacionista que tanto ha impedido avanzar en medidas concretas para reducir el daño que ocasionamos en el planeta cada vez se queda con menos argumentos, aunque sean de pago. Las evidencias científicas, junto a los fenómenos naturales que se hacen más virulentos y, sobre todo, más frecuentes acaban calando en una sociedad que debe ponerse las pilas en su conjunto para poder seguir avanzando en una concienciación capital. Europa, en este sentido, debe ser también una referencia mundial dado la falta de liderazgo de las grande superpotencias más preocupadas en mantener grandes márgenes de beneficios y dejar para más adelante todas las medidas que los científicos reclaman para reducir las emisiones de carbono y con ellas rebajar la temperatura que están alcanzado la tierra. Alemania, por ejemplo, acaba de aprobar un ambicioso plan para incentivar un cambio de modelo con un relevante desembolso de dinero público. El paquete de medidas, aunque criticado por insuficiente por los Ecologistas, no deja de marcar el camino de lo que deben ser las políticas europeas ante este problema. En España, el nuevo Ejecutivo que salga de las urnas debería afrontar con garantías un cambio de modelo y, de igual forma, rescatar a la producción de energía limpia, solar y eólica, del ostracismo burocrático y legal donde la dejó el anterior Gobierno del PP. El tiempo apremia y cada uno desde su ámbito de acción debe dar un paso al frente para acabar con el expolio actual a la tierra.