Actualizado
sábado, 24 agosto 2019
10:51
h
URGENTE

Unos movieron el árbol y otros cogieron las nueces. Crisis en el PP

Ver comentarios

Compañeros y afiliados del Partido Popular: Después de leer con especial atención la extensa carta que recibimos los pasados días vía correo electrónico de parte del compañero Requena, no sé por qué, pero tengo la sensación de que se está acordando de mí y algunos afiliados del equipo (Jaén Adelante) que lidero con mucho orgullo, a día de hoy, y que formamos más del 57% de la militancia del Partido Popular de Jaén.

Verás, Juan Diego, pedir disculpas está muy bien, pero cuando se piden disculpas ha de ser con sinceridad. Son ciertas y adecuadas muchas de las manifestaciones que relatas en tu misiva, compañero, pero como dice el cuento de Jaimito “Para decir que se me ven los c.... No hace falta tantos sermones”. ¿Como tú, tú y tú Juan Diego te puedes erigir a estas alturas el defensor de don Manuel, Miguel Ángel Blanco, Aznar o Rajoy? Si cualquier afiliado de los que estafasteis el día 27 de abril podría pedirte a ti lo que tú, tú y solamente tú estás pidiendo a los demás. A ver Juan Diego, la torticera técnica que empleaste justo después del congreso, amenazando a la militancia con expedientes, te ha fracasado, el ninguneo en Diputación con los cambios de escaños también, por supuesto la de acusarme a mí personalmente, de haber incurrido en financiación ilegal, ya te han contestado el 60% de los alcaldes de la provincia de Jaén ¿y ahora te presentas con el “A Dios Rogando y con el mazo dando”? Ya no vale, amigo, has perdido la credibilidad. Tú, tú y solamente tú no has dimensionado el daño que has causado con tus últimas declaraciones, no a mí, Juan Diego, no a mí, pues yo estoy ya curado de cualquier descalificación y espanto, y en un combate político tan tenso como el que hemos vivido puede ser hasta sano que se nos vaya la mano en un calentón. Pero tus declaraciones últimas van más allá de la ironía, sorna o incluso descalificación. Me has acusado de lo peor que se puede acusar a un político, un delito, Juan Diego, ¿Has pensado bien lo que has hecho? He tenido que soportar que mandéis a un paisano de Porcuna a buscar algún asunto sucio en mi Ayuntamiento, he soportado igualmente que se hagan fotografías a mi coche y que tu secretario provisional las vaya enseñando a otros compañeros para demostrar que me estáis investigando, y me has llamado comisario del PSOE. Con esta carta de presentación tú, tú y solamente tú no estás legitimado para hablar en nombre de don Manuel, Miguel Ángel Blanco, Aznar, Rajoy...

Querido amigo, por mucho que te empeñes, podrás cortar muchas flores, pero no podrás detener la primavera. En los últimos días, estamos asistiendo a actos tan bochornosos como el que algunos compañeros vivieron en Rus y otros municipios, ¿Desde cuándo, en un acto político, se niega la palabra a los compañeros, se lanzan frases machistas contra compañeras o se prohíbe votar en contra? Ay compañero, que esto no va bien padre mío, que te lo dice un amigo... Hazme caso, que todavía estamos a tiempo...

Juan Diego, tú, tú y solamente tú eres uno de los que recogiste las nueces del árbol que un grupo de compañeros que cree- mos en la democracia y en el municipalismo movimos, y lo movimos sin preocuparnos del fruto, solo nos agarramos al tronco con mucha fuerza porque intuíamos que muy pronto llegaría el “tsunami del aparato”, ese maremoto que cuando ve peligrar el pan y los peces mata, mata y mata, como diría Belén Esteban. Sin embargo, querido y distinguido amigo, hoy lo volvería a hacer igual, porque jamás me he sentido tan sano y liberado en mi faceta política, nunca pensaba que dejar atrás, muy, muy atrás, y cada día más atrás, ese servilismo que algunos quieren vender con traje de lealtad me iba a sentar tan bien. A ti te ha venido de perlas, Juan Diego, te vino como anillo al dedo ser el elegido por el fugitivo para esta encomienda, hasta para continuar sentado en el escaño de Diputación que bien sabes que desde el pasado junio corresponde a otro compañero, ya ves si te ha venido bien, que te puedes ver hasta en un escaño del Parlamento de Andalucía, y hasta de las mismas Cortes Generales (diputado del Congreso o senador), pero, ay Juan Diego, “jomío”, ¿tú sabes lo que yo disfrutaré durante toda mi vida, teniendo el honor de haber sido el primer presidente elegido por la militancia democráticamente? Ay, Juan Diego, Juan Diego... que en la vida, según nuestro presidente Rajoy y suscrito por muchos más, no vale todo...

Mira, Juan Diego, mírame a los ojos, amigo, mírame como cuando sentados juntos en nuestro correspondiente escaño me decías refiriéndote al más longevo del grupo: “No quiere irse como un señor y se va a ir echado como un perro”. ¿Te acuerdas compañero Juan Diego? ¿Te acuerdas? Porque eso lo dijiste tú, tú y solamente tú. En fin, compañero, es tanto y tanto lo que te podía contar en estas cartas de cariño y aprecio...

Eso sí, amigo, no he podido contener la carcajada cuando he leído el final de tu carta. Hablas de aparcar las diferencias, pero si es lo que en Jaén Adelante estamos pidiendo desde el principio, aparcar diferencias y trabajar juntos, pero claro, amigo, tú quieres aparcar las diferencias con las nueces en tu casa. Pues va a ser que no, Juan Diego, “ni paz sin justicia, ni unidad sin democracia. Tú, tú y solamente tú, Juan Diego, eres quien tiene en la mano la unidad del Partido Popular en la provincia de Jaén. Solo tienes que hacer algunas enmiendas, o mejor dicho, las siguientes enmiendas:

1. Solicitar al Comité de Derechos y Garantías que ejecute la Resolución dictada contra José Enrique Fernández de Moya y Javier Calvente y, asimismo, incoe expediente disciplinario contra los mismos por desacato al propio Comité de Derechos y Garantías.

2. Constituir una Junta Directiva Provincial y demás órganos colegiados del partido, con el debido respeto al principio de proporcionalidad, es decir, Jaén Adelante 57% y Aparato 43%, de acuerdo con la decisión tomada por los afiliados esos que respetamos tanto tú como yo democráticamente el 27 de abril.

3. Comprometernos ambas partes a la celebración de un congreso limpio con garantías y asambleario, es decir, un militante, un voto, una vez pasadas las elecciones autonómicas y municipales.

4. Revisar todas y cada una de las estructuras locales de la provincia y subsanar las irregularidades que puedan existir, como el caso de Úbeda.

Compañero, piénsalo, piénsalo, que no es una propuesta descabellada. Solo te pedimos el 57% de la militancia del Partido Popular de Jaén que devuelvas parte de las nueces que te llevaste sin mover el árbol, ten en cuenta que, aunque es cierto que no fuiste tú ni el autor intelectual del atraco, y tampoco el autor material, sí eres el titular de una alarmante receptación, beneficiario de unos frutos sustraídos por la pareja perfecta. Eso sí, Juan Diego, no esperarías que las nueces estuvieran todas dulces... Tus nueces, que son nuestras nueces, te amargan y amargarán cada día más, Juan Diego, esto no es cosa de un mes como dijiste, ni yo me voy a quedar solo, amigo, pero mira, compañero, no me importaría quedarme solo por continuar defendiendo mi dignidad. Por cierto, esta semana se me ha pasado rellenar mi quiniela, lástima porque según me informan has vuelto a encajar malos resultados y yo que nunca, nunca, nunca señalo tus cuadritos hubiese obtenido alguna alegría.

Bueno, aquí me quedo, esperando un ejercicio de sensatez por parte de alguien, ya no se de quién, porque como aquí hay ya tantos jefes... Yo, que tengo treinta años de antigüedad en el partido, jamás pensé que algún día llegaría a tener tantísimos jefes. Voy a Lopera y me encuentro a mi jefe, Voy a Martos, otro; voy a Torredonjimeno, lo mismo, y así muchos. Y yo me pregunto: ¿A quién tiene pensado el de Madrid encargar la pega de carteles, reparto de candidaturas, interventores, apoderados y aplausos de esos atronadores que tanto le gustan? Ya he caído en la cuenta, ya sé a quién tiene reservada el secretario de Estado esa función... ¿A qué te lo acierto igual que la quiniela de la semana pasada? Pues al equipo de Jaén Adelante. Si él lo tiene todo programado... No se le escapa una... Pues mira, Juan Diego, con el cariño de tu carta no es suficiente... Mejor pedir disculpas sinceras, devolver lo que no es vuestro y todo irá mucho mejor...

Por último, te recuerdo que las elecciones están a la vuelta de la esquina, que el tiempo apremia y os veo muy tranquilos para el temporal que se aproxima. Ten en cuenta que las nueces de un año para otro se ponen añejas, y las tuyas, que son como los pimientos del padrón, “unas amargan y otras no”, imagina el invierno que podemos pasar. Ahora sí, compañero, ahora sí me despido hasta la próxima, que será el próximo martes, en la Plaza de los Jardinillos, con luz y taquígrafos, como sé yo que le gusta al artificiero de los puentes de diálogo que construimos desde Jaén Adelante, y no te olvides, insisto, tú, tú y solamente tú tienes las nueces más cotizadas del partido Popular, ahora depende de tu generosidad o de tu libertad para devolver las que no te corresponden.