Actualizado
domingo, 21 julio 2019
03:47
h
URGENTE

Ha conmocionado a todo el país, creyente socialista o ferviente adversario, la muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba, uno de los grandes hombres de otro tiempo, que no del que nos toca vivir ahora. Se ha ido un hombre del tiempo del diálogo permanente y la discusión con un fin único, inexcusable, la solución de los problemas, el entente de los conflictos, cualquiera que fuese y de la raíz que fuera. Jaén, cuna perenne del socialismo y manantial socialista en los tiempos más duros con Aznar y Rajoy en la Presidencia, ha sentido especialmente su muerte repentina porque además de querido por el viejo Santo Reino, era una persona que tenía en cuenta lo que le decían las bases del PSOE, aquellos militantes que desde el anonimato y el compromiso ético e ideológico con su tierra, no han dejado nunca de arropar a sus líderes.

Aún en las equivocaciones, Jaén arropa desde siempre a su dirigencia socialista y de especial valor tildaba Rubalcaba el posicionamiento de los socialistas jaeneros, que le dieron la secretaría general del PSOE tras la salida de Zapatero, en un Congreso en Sevilla en el que venció a Carme Chacón por unos cuantos votos, los mismos que fue capaz de arrancar para su amigo Alfredo, Gaspar Zarrías, el gran urdidor de la derrota de la exministra catalana, pese al apoyo en bloque de la Andalucía de Griñán; menos la Jaén de Reyes. No ha dejado nunca de adentrarse por Despeñaperros en busca de la compañía de sus amigos, la última vez en el homenaje que le tributaron los socialistas de Bedmar con el alcalde y el presidente de la Diputación a la cabeza. Y no ha dejado de estar presente tanto en los grandes acontecimientos por su cargo, fuese en la Academia de Baeza como titular de Interior o dando cobertura a la tan denostada como necesaria LOGSE cuando fue ministro de Educación. Visitas y estancias que le implicaban con Jaén y sus problemas, incluso en el seno socialista:

---”Juan, dile a Gaspar que se tranquilice, hombre”, me pidió un día en una jura en Baeza delante del hoy general José Fernández; la guerra Jaén-Sevilla estaba entonces en pleno apogeo.

La victoria de Higinio
EN VOZ ALTA |

Movida grande y victoria de alivio para Higinio Castellano García (Santa Eulalia, de Úbeda) al frente de las Cooperativas Agroalimentarias. Venció en asamblea general a Antonio López Mateos (San Juan, de Villargordo) erigido en duro contrincante y con la defensa del olivar tradicional como eslogan. Todo sigue igual en un sector tan importante para la economía jiennense, que factura el 50% de la producción agrícola, suma 163 empresas, acoge a 89.000 socios y su facturación supera los 1.250 millones de euros.

El consuelo de Maroto
EN VOZ BAJA |

Malos días para Javier Maroto, el vicesecretario general del PP y jefe de campaña de Casado, que tras los resultados del 28-A ha sido cesado. Especialmente duro el trago para el exalcalde de Vitoria porque no ha sacado tampoco escaño por Álava y el PP se queda sin representación en Euskadi por primera vez. Maroto lleva meses de consejero áulico del alcalde, a quien aconsejó reflotar “El Alcázar”, y es Jaén quien le está repescando de esta situación anímica, incluidos consejos varios para el 26-M.

muy personal

José Mújica, expresidente de Uruguay: “La gran crisis no es ecológica, es política. El hombre no gobierna hoy, sino que las fuerzas que ha desatado lo gobiernan a él”.
¡Dignidad ejemplar!

Chico Pérez, músico:
“Que te inviten a tocar en la Universidad de Oxford es una pasada y un reconocimiento a que estamos haciendo las cosas bien”.
¡Joven jiennense que llegará muy alto!

Juana Cerezo, premio mujer jaenera: “Ser mujer en el siglo XXI, pese a los avances que se han logrado,

es complicado, y para una mujer con discapacidad lo es aún

mucho más”.
¡Orgullo de mujer!

adivina...

¿A qué empresa le llegan todos los trabajos de la corporación pública más grande sin que la competencia se atreva a abrir la boca?

adivinanza...

Habitual de la noche más “subversiva” en Jaén, sorprende con la facilidad que vuelve a abrir tras cerrarse por la Policía