Un camino de rosas

    05 oct 2022 / 15:52 H.
    Ver comentarios

    Octubre es un jardín de pensamientos, de tonos rosas, blancos y morados, es una alfombra de amarillos y ocres que tapizan de sonidos crujientes las aceras. Octubre es una fuente que canta en un paisaje en un atardecer donde el otoño ha vuelto a colorear la tierra, ha vuelto a pintar de anaranjadas tonalidades los caminos. La noche va llegando más de prisa, como si quisiera ganar una carrera al sol, que se derrite sobre el horizonte entre elevados cerros de olivares. Cuando te vi llegar noté tu faz de rosas, sentí un verso de amarillos y ocres que nacía, una palabra azul que se dormía y vi tu dulce calma entre la madrugada de estrellas titilantes. Octubre que me llevas de la mano a un jardín donde el cielo es una blanca nube, sobre el azul dormida, donde el río, a veces, es un espejo leve y sosegado, que refleja los verdes eucaliptos, que inmóviles nos miran. Y se baña la luna en sus saladas aguas al son de la corriente que suspira en las noches calladas donde cantan los sueños. Te vi llegar octubre y fuiste deshaciendo las ramas de los árboles donde la fuente canta, ibas quitando al paso de las horas sus vestidos. Al son de las campanas, ibas poniendo un beso entre vetustas piedras que guardan su morada, en su dulce semblante de nardo florecido, dejaste octubre tu son en su mirada como una sombra leve de caricias aladas, de alegres sones que cantan su salterio de rosas. En su paso callado exornado de blancas azucenas, la Virgen del Rosario entre oraciones se hace canción de luz entre un pueblo que siente su ternura, que es arrullo de amor en su dulzura. Octubre que traes su alegre son, la dulce melodía que susurra la tarde, antes que el sol se esconda entre los olivares que arrullan a la ermita, una oración de rosas se derrite cantando y al compás de su constante tono las palabras suspiran las dulces oraciones entonadas, la paz viene a morar entre los suaves versos de un poema. Y la música entona una canción que mana como si un manantial en ese mismo instante allí naciera. Tras las rejas las palabras suspiran, suenan los instrumentos, la flauta con su voz melodiosa nos transmite un solo dulce, poético y sonoro, para sentir el amor y la belleza de un camino de rosas.

    Diario JAÉN
    Articulistas