Siempre el último artículo

    21 nov 2019 / 09:26 H.
    Ver comentarios

    Cada lunes voy a un taller literario y allí asistimos cuatro alumnos como mecánicos de letras y leemos nuestras palabras también nerviosas escritas con renglones inquietos, somos por días aprendices de imaginación, por noches vigilantes de historias y por siempre mancebos de sentimientos. El otro día la profesora me preguntó que si gustaban mis artículos. Le comenté que el día que publico, mi madre compra dos periódicos. Un ejemplar lo guardan mis padres bajo la televisión en la mesa de metacrilato y pasados unos meses, envejecen en el cajón del mus con sus amarracos y con el tapete. Yo también los guardo bajo la televisión en mi mesa de madera, al lado de la caja de herramientas. Recorto cada artículo y lo guardo en un álbum de fotos. Muy temprano mi madre toma una foto al susodicho y lo envía con su móvil a sus amigas y a la familia. Sus amigas le responden que les gusta cómo escribo. Yo también atosigo con esa misma foto a mis amigas con cariño y también a mis compañeros del trabajo, con más vergüenza. Y siempre me dicen respecto al último artículo “justo este es el que más me ha gustado”, así que ¡no me fío de ellos! Y mi profesora se ríe de mi respuesta.

    Articulistas