Querido personal sanitario

    17 ene 2021 / 17:06 H.
    Ver comentarios

    Querido personal sanitario, reconozco que allá por marzo y abril no salí ni un solo día al balcón para aplaudiros. Y no lo hice quizá porque a mi edad ya va uno conociendo la condición humana, más aún la española, y supe desde el principio que, pasado el infierno de aquel confinamiento, volveríamos todos a las andadas, vamos, a actuar como si nada pasara, aunque eso haya supuesto que vosotros, sanitarios, tengáis que estar al límite de vuestras fuerzas físicas y casi destrozados mentalmente. De verdad que me duele no haberme equivocado. Sé que no es fácil, en primera persona puedo asegurar que me gusta la calle, interrelacionarme con mis amigos, viajar, pero ahora lo que tocaba era transitar por lo difícil, por vosotros, por vuestro trabajo y sacrificio. Pues nada, las administraciones han salvado la navidad económica y la ciudadanía ha disfrutado de sus fiestas y sus compras compulsivas; vuestro trabajo es ahora más intenso que allá por primavera. Nos lo estabais avisando, rogándonos prudencia, solidaridad, pero parece que el ruido de los aplausos dejó sordera colectiva.

            
    Articulistas