Portillo San Jerónimo

    24 ene 2023 / 17:19 H.
    Ver comentarios

    Todo parecido con otro barrio de Jaén es pura ciencia ficción. Comprendo que me mueven los hilos de la nostalgia, y recordar aquel Portillo con solo cuatro casas más blancas que la Luna de Nisán de Viernes Santo, aunque la nostalgia es sana y no se mete con nadie. Los Gámez, los Toledanos y quien firma esta mirilla eran sus vecinos, que sentados en sillas de anea y palos de chopo, daban suelta a sus ocurrencias. Las tardes de toros, el Portillo era un bulle-bulle inacabable, así como en el cine de verano. El esquilón de las Hermanas Franciscanas Descalzas anunciaban la una y las dos, en tanto aquellos vecinos que hablaban más que “Perendola” seguían charlando hasta por los codos. Entonces, el convento acogió a los enfermos mentales, en tanto se construía el Sanatorio de Los Prados, una obra debida a Juan Pedro Gutiérrez Higueras, ayudado por la enfermera Sérbula Palacios, la madre de los pintores Olivares, que tan buena impronta causaban sus cuadros especialmente aquellos trazos flamencos de Fausto, que tantas veces fueron portada de la revista Candil. En el Portillo salieron muchos futbolistas, entre ellos Cantero, que militó en varios equipos de Primera División. Escribir del Portillo no cabe en esta mirilla, si no en varios libros de tomo y lomo.

    Diario JAÉN
    Articulistas