Poca vergüenza

    18 sep 2022 / 16:43 H.
    Ver comentarios

    La polémica del cambio de los teléfonos móviles de los diputados sucedida en el Congreso, no hace más que reafirmarme en que ellos viven en un mundo muy alejado del nuestro. Que se gaste más de un millón de euros en renovar los teléfonos de los diputados, con la que está cayendo, con familias que no llegan a fin de mes, con parados sin esperanza de encontrar algo en el mercado laboral y con miles de problemas mucho más importantes que ese, me parece vergonzoso. Pero es que ahí no acaban los privilegios. Un diputado cobra como mínimo 2.813,87 euros. A esa cantidad, hay que sumar dietas, ayudas y otra serie de complementos. Nadie les controla el absentismo laboral. Pueden compatibilizar su actividad política con otras profesiones. El Congreso les sufraga un plan de pensiones, y así podría seguir y llenar unas cuantas líneas. ¿Y me pedís a mí un esfuerzo?. Lo dicho...ellos viven en otro mundo y no bajan al nuestro, porque debe de ser que una vez que pruebas el caviar, la mortadela no te sabe igual. Poca vergüenza es lo que tienen.

    Diario JAÉN
    Articulistas