Pedir

01 abr 2019 / 16:31 H.

La última ocurrencia del presidente de Méjico, un populista de la misma órbita del venezolano Maduro, es que debemos pedir perdón los españoles por un supuesto genocidio de hace quinientos años. El mismo discurso de quienes cuestionan la labor de los Reyes Católicos en España, pero nada dicen de los millones de muertos que ha dejado tras sí la aplicación efectiva del comunismo en el mundo. Bien haría el presidente de Méjico en solucionar los problemas presentes y futuros de su país. Está muy bien eso de pedir perdón, pero mucho más saludable es fortalecer los regímenes democráticos y ahondar en la libertad individual y en la justicia social. Cambiar la Historia, con sus luces y sus sombras, resulta algo complicado, salvo que entremos en los terrenos de la mentira y la manipulación. La primera que sufrió invasiones fue Hispania. Los romanos, los godos, los musulmanes, los franceses, se adueñaron de nuestros territorios. Ansias de notoriedad y de perpetuarse en el poder es lo que tienen algunos líderes políticos. ¿Pedirán perdón los franceses de Napoleón, que nos invadieron para expoliarnos? ¿Lo harán los musulmanes que nos “ocuparon” durante siglos? ¿O tal vez los romanos, que nos legaron nuestra lengua y cultura?