Actualizado
martes, 16 julio 2019
21:44
h
URGENTE
Imagen MANUELA ROSA NUEVA
Manuela Rosa Jaenes

Paseo internacional

  • Image

Tal día como hoy, dentro de una semana, quedarán despejadas casi todas las dudas en los noventa y siete ayuntamientos que componen la provincia. Casi, porque, a tenor de las circunstancias, es probable que la fragmentación política que impera en la actualidad obligará a matrimonios de conveniencia en búsqueda de la necesaria estabilidad gubernamental. Queda una semana de vértigo, después de la maratón de Expoliva, una muestra convertida no solo en el mejor escaparate para el sector del aceite de oliva, sino para el otro sector, el político, porque no hubo mejor plataforma de promoción que la feria internacional que se celebra en Jaén cada dos años.

Nadie faltó a la cita. Sin dar nombres, para no ofender, hasta los asiduos a una escueta agenda estuvieron el primer día, el segundo y hasta el último para “vender” sus programas de una forma efectiva y gratuita, con público asegurado, fotos a mansalva y presencia de líderes incluida. El paseo de candidatos en la Institución Ferial copó la actividad electoral en la recta final de una campaña descafeinada en la que todo está por hacer, las cartas encima de la mesa y el juego mediado, a la espera de que los ciudadanos decidan los movimientos que situarán a unos en el escenario y, a otros, en el patio de butacas. Puro teatro, como la vida misma, porque esto de lo público tiene también mucho de farándula. El caso es que, candidatos a las alcaldías de todos los colores, tuvieron la oportunidad —y la aprovecharon— de codearse con la “crème de la crème” en Expoliva y, de paso, pedir su voto entre conocidos y desconocidos. No solo lo hicieron quienes están pendientes de las próximas urnas. También se interesaron quienes quedaron descolgados de anteriores citas y, desprovistos de cargo, buscan acomodo en algún rincón de la Administración. Hay tanta revolución institucional pendiente que acontecimientos como el que acaba de celebrarse en la capital se convierten en ocasión ineludible. Por ejemplo, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, tendrá que conformar, más pronto que tarde, su nuevo equipo, en el que la provincia busca su representación, porque no hay más que ver cómo quedo el mapa jiennense en las elecciones generales, las celebradas el 28 de abril, para darse cuenta de la fortaleza del socialismo jiennense. ¿Quién jugará un papel clave? Por el momento, el loperano Felipe Sicilia continuará como portavoz adjunto del grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados. Forma parte de la cúpula “sanchista”, es una de las apuestas de Ferraz y no hay más que ver su presencia en debates televisivos para cerciorarse de que difícilmente volverá a la Policía. Al menos por el momento.

También en Expoliva se sucedieron los comentarios acerca del futuro delegado del Gobierno central en Andalucía. En los corrillos políticos se escuchó el nombre de una mujer, Catalina Madueño, cordobesa de nacimiento y jiennense de adopción, pero, por el momento, nada de nada. Ella, que encontró una buena oportunidad para regresar a la que considera su tierra, con puesto interino en la Subdelegación del Gobierno, sigue a disposición de su partido, aunque está feliz con la vuelta a casa. Después llegará el momento de las quinielas para conformar el otro grupo, el de los ministros, secretarios de Estado, etcétera, etcétera, en el que tampoco vendría mal la presencia jiennense. Patas arriba están las instituciones públicas con tanto tamareo electoral. Sin embargo, todas las miradas están puestas en el examen final del próximo domingo, porque no es lo mismo votar a un presidente autonómico o central que a un alcalde. Quedó claro en Expoliva, donde el paseo político se hizo internacional.