Más que el sol

    01 abr 2021 / 10:05 H.
    Ver comentarios

    Niña, no cantes que es Semana Santa! Los recuerdos, como objetos de un desván que explican nuestro universo, hoy me traen a mi abuelo con su mejor traje negro, quitándole cualquier atisbo de frivolidad a unas vacaciones en las que no se podía ver la tele, ni cantar, ni pelear con los hermanos. Algo debió quedar en mí, porque a pesar de que hace meses hice el firme propósito de no ver más telediarios, ni escuchar noticias de la radio, ni leerlas en un periódico para evitar ahogarme con tanto covid, hoy la sincronicidad casual me hizo leer la cifra de inmigrantes ahogados en 2020 en el Mediterráneo, entre 1151 y 1841 según la Cruz Roja. En lo que va de año, solo en Canarias han desembarcado más de 3.000 personas huyendo de guerras, matrimonios forzosos, la ablación de sus hijas, graves conflictos familiares, o sufriendo agresiones sexuales durante el camino, y explotación laboral o mendicidad para conseguir el dinero de la partida. Así que en este día del amor fraterno que reluce más que el sol, mi corazón anda enlutado por cada frontera y cada cuerpo a la deriva. Empiezo a entender por qué dedicar un día a velar sin parafernalia... para que no queden lejanos los llantos sin consuelo.



    Articulistas