Actualizado
martes, 25 junio 2019
08:57
h
URGENTE
Imagen MIGUEL VILLAR
Miguel Villar

Los días convulsos

Ver comentarios

No se puede decir que los casos de abusos sexuales en la Iglesia Católica sean aislados. Por desgracia, cada vez aparecen más y la Iglesia ha tenido que intervenir no sé si con la contundencia y efectividad que requiere. La mancha por lo hecho por unos cuantos hace más ruido que la buena labor que miles de sacerdotes y misioneros y misioneras hacen en favor de los desfavorecidos a diario. Tal vez sea el momento de cambios en la Iglesia desde los cimientos para, además de intentar que casos como estos no se den con tanta asiduidad, acercarse algo más a la sociedad. Quizás si la Iglesia permitiera que los sacerdotes se casaran, tal y como sucede entre los sacerdotes ortodoxos, anglicanos y protestantes, se daría un paso importante. No es natural que un hombre o una mujer, por el hecho de dedicar su vida al servicio de Dios, tenga que renunciar a algo tan humano y natural. La Iglesia no puede caminar de espaldas a la sociedad y debe hacer una reflexión seria respecto a este tema que no se ciña solo a retirar del ejercicio del sacerdocio a quien mantenga actitudes de este tipo. O quizás esa no sea tampoco la solución, pero algo debe cambiar.