Los chozos del verano

    10 jul 2024 / 09:39 H.
    Ver comentarios

    Dudo que en Jaén se produzca una sobreexplotación de los mal llamados pisos turísticos que se ofertan en zonas costeras y capitales de renombre. Al menos se dispone de algún discreto beneficio en nuestros olvidados paraísos de interior. Son en muchos casos, unos cuchitriles mal equipados, con la única función de dar cobijo al forastero errante después de sus deambulaciones, y atender mínimamente sus necesidades más básicas, a saber: colchones ajados, retrete conciso, y consigna de equipajes en algún armario desportillado. Sin embargo, los precios de estas mansiones” tienden a la desmesura, gozando de la indolencia e impunidad de los mercados. Pero ya se sabe, en tiempo estival, el turista extranjero y nacional, da rienda suelta a sus ángeles de la guarda, y ávidos de emociones, se zambullen en el torbellino, untados, sin duda, con los amables y engañosos bálsamos de las vacaciones merecidas. A resultas de esta vorágine, las valías de estos habitáculos alcanzan unos falsos estándares que no le corresponden, y que difícilmente disminuyen en justa proporción en otras épocas del año. Baste sólo un ejemplo; en la edénica Ibiza, los funcionarios con sueldos peninsulares sobreviven en pisos compartidos, o incluso en caravanas y furgonetas de alquiler.


    Articulistas