Historia de autobuses urbanos

    23 mar 2022 / 16:31 H.
    Ver comentarios

    Qué pasa con los autobuses urbanos de Jaén? Hace casi seis meses ya, desde la nueva adjudicación del servicio del bus
    urbano a la empresa Alsa y pareciera que todo sigue igual que en la era Castillo. Aquel “cambio relevante” que nos vendieron para justificar el cambio
    de empresa y el pago que hubo que afrontar el Consistorio, a la anterior adjudicataria, para evitar nuevos enfrentamientos judiciales, se ha diluido como un azucarillo. Aquel destacado cambio, hasta la fecha, ha quedado reducido a la modificación del color de la pintura de los autobuses. Pero nada más. Al menos, para los ciudadanos que a diario hacen uso de ellos. Se hace absolutamente indispensable y urgente, la información al viajero, en las paradas y la renovación de las marquesinas, si queremos poner a Jaén en el nivel que nuestra ciudad
    se merece y que tanto reivindicamos.
    Resulta frustrante esperar la llegada
    de algún autobús, sin saber si acaba
    de pasar o está a punto de llegar. En semejante incertidumbre te planteas si irte andando o si vendrá justo cuando ya no te dé tiempo a volver a la parada. Cuestión ésta que resulta denotar un grave atraso en nuestras infraestructuras, y, por ende, en nuestra ciudad. Quiero entender que toda aquella información que se anunció en su
    día que se facilitaría al usuario, no se limita a la facilitada a través de la app, ya que ésta no es el medio más idóneo y apto para todo tipo de usuarios,
    especialmente, para los de avanzada edad, y, además, porque no resulta de ninguna utilidad, la información que se extrae de ella, ya que, en gran medida, resulta errónea, o simplemente, inexistente, según las numerosas reseñas colgadas. En definitiva, o la nueva empresa se pone las pilas ya, y adecúa el transporte urbano de Jaén, al siglo XXI, o el Ayuntamiento de Jaén debería actuar y no dejar pasar el tiempo para terminar asumiendo otro servicio incompetente. Otro más. Esperemos que en esta ocasión esté ojo avizor,
    después de la mala experiencia vivida con anterioridad.


    Articulistas