Escribir con el corazón

Ver comentarios

Hay muchas clases de escritores, también de periodista. Hay escritores puros, gente enamorada de la palabra escrita en todas sus vertientes. Hay gente creativa, ocurrente trabajadora, que se lo curran en el día a día y se esfuerzan por brillar. Porque de eso se trata, de hacer un trabajo meritorio que guste al público lector, este es su fin. Hay escritores y periodistas que enamoran. Ellos son los llamados ante Dios, los señalados por el dedo divino. Aquellos que al escribir un artículo, crónica, relato, ensayo o novela, se mueven en su salsa, porque lo viven y lo saben hacer. Hoy me han regalado “Crónicas de Jaén VII”, (venía con el periódico) ejemplar elegante y bien editado. He ojeado sus páginas y sus crónicas ya me gustaron en su día. Lo encuentro loable, así pervivirá para el recuerdo. Juan Espejo escribe desde el corazón. Lo incluyo en el epígrafe de los escritores elegidos, que saben en todo momento lo que se traen entre manos. Su prosa es brillante, aunque austera, que no regala nada. Es ecuánime y veraz. Algo imprescindible como director de un Diario. Es un primer espada en su gremio, aunque su nombre en justicia sería: Titán.


Articulistas