Érase una vez la patria

    24 ene 2021 / 13:18 H.
    Ver comentarios

    Érase una vez un niño, de familia humilde, una de tantas entre miles. Acudió a la escuela pública para formarse, cada vez que necesitó vacuna o asistencia médica, iba un centro de salud, público. En casa de este crio vivían sus abuelos, ambos con una exigua pensión pero que les llegaba regularmente. Durante su adolescencia, el padre quedó sin trabajo y tuvo cobertura del sistema público de empleo. No era estudiante extraordinario, con todo, acabó la ESO y el Bachillerato en instituto público. Este sujeto llegó a ser universitario; gracias al sistema de becas públicas. Ahora aquel infante es ya un adulto granado, al menos eso se cree él mismo, y ha tenido cierta suerte con eso de internet, hizo cuatro videos chorras, causaron gracia al personal y a base de visualizaciones le llegan unos nada desdeñables ingresos. Aquel chico en el cual lo público volcó sus esfuerzos ha hecho la maleta, se ha ido a un país extranjero, eso de pagar sus impuestos aquí es de paletos, de tontos. Ah, lo peor, este sujeto se dice patriota y sus seguidores españoles babean con sus gilipolleces.

            
    Articulistas