Actualizado
martes, 20 agosto 2019
01:35
h
URGENTE
Imagen julio pulido
Julio Pulido

Engrasando las pistolas

Ver comentarios

C uando una de las patas que sostenía el renovado colchón de la Moncloa la quebró quien antes la había sostenido el presidente, al tiempo de anunciar elecciones, aprovechó para ofrecer el primer mitin de campaña que concluirá a finales de abril. Y con las pistolas humeantes todavía nueva campaña de comicios municipales, autonómicos y europeos. Siendo la política y sus protagonistas uno de los quebraderos de cabeza de los sufridos ciudadanos este slalom de tres meses más bien parece una venganza o un castigo divino como si de la peste se tratara. ¿Tan malos hemos sido para soportar semejante castigo? Tres meses de debates, tertulias y apariciones en los telediarios de los que se dedican al noble oficio del trueque de promesas por votos. Otra vez dos Españas frente a frente aderezadas en esta ocasión con la aparición en escena de la tercera derecha que no disimula su afición al señoritismo y su rechazo a los migrantes. Va a ser, sin duda, apasionante. Y ojo a la campaña paralela en redes sociales en las que los francotiradores de los partidos se apostan en blogs de difícil identificación para provocar la disputa soez. Que el señor nos coja confesados. Servidor, en su colchón de siempre, va a releer a Fray Luis y a San Juan de la Cruz para ver que dijo ayer uno y que escribió el otro.