En la noche

    26 nov 2022 / 16:00 H.
    Ver comentarios

    En la noche... no hay pena, solo hay condena a ser madrugada, o no ser nada. Apenas madrugada condenada... Apenas llegas a ser pena Y sin pena... llegas... Y luces... de faroles rojos Luces... piel de enamorada. Luces... tus zapatos rojos Luces... la nada encarnada Luces... los besos perdidos. Madrugada en cada hora tu hermosura cambia el amor por locura falsa, sucia y oscura que a la miseria conjura y tan niña te hace... tan madura Luz de los años perdidos. Madrugada de estrellas que pisan un suelo con brillos de espejos rotos que dejan caer desde el cielo cristal con tu imagen rayada cortada, blanca y esnifada. Madrugada de los vasos partidos regalados a tus labios pintados de ojos perdidos. Madrugada, a un sueño encadenada, negra noche, noche envenenada ya no eres nada, ni siquiera madrugada solo una noche estrellada contra el tequila, el ron, la farlopa el caballo cruel que te desboca el sueño azul que en ti galopa y el tiempo inútil de cada copa ya no eres nada, ya no das nada. Solo un me invitas cariño. Solo una copa cariño. Solo un subimos cariño Solo cien euros cariño.

    Ya no das pena cariño
    ¡Esa es mi condena!
    ¡Esa es mi pena! ¡Luz de
    la madrugada!

    Diario JAÉN
    Articulistas