El Metaverso

23 jun 2022 / 17:21 H.
Ver comentarios

Hay gente que lo está dejando todo por el Metaverso, que en román paladino significa que hemos pasado de una fantasía a una realidad en pleno desarrollo. El Metaverso hace treinta años era pura ciencia ficción, pero hoy día se ha convertido en una palabra de moda que augura cosas como enfrentar entre sí a dos mundos muy potentes, es evidente que ambos se complementan, de hecho, puede que dentro de poco tiempo no podamos vivir sin él. Suena a extravagante que estemos viviendo algo semejante después de que la ciencia ficción fuese capaz de preverlo hace treinta años. Nadie nos ha enseñado a utilizar el Metaverso siendo algo tan necesario como parece: comprar parcelas de tierra virtuales, o celebrar bodas podrán hacerlo expertos en la materia, porque no sé cómo de realista tendrá que ser eso de identificarte con una realidad virtual que puede ser fascinante, pero que tiene que ver con la evolución de internet, el medio que ha conseguido que las fronteras entre lo físico y lo virtual sean cada vez más difusas, ya que puedes comprar ropa virtual a través de un avatar que sea tuyo para poder vestirlo. El caso es que desde hoy podrás personalizarlo todo, aunque te digan que te has vuelto loco y que lo que haces tendrá consecuencias que no podrás controlar. El Metaverso mezcla sociología y tecnología de la más avanzada, lo que te da una capacidad de exclusividad porque ya no querrás ser tú sino otros yoes como tu artista de cine preferido o ese cantante que te vuelve loco. Siempre te quedará ese avatar que te represente en contenidos que creen tus propias experiencias. Y cuando cuentes todo lo que has vivido, el mundo va a querer estar en el metaverso porque le dará la oportunidad de vivir experiencias que el mundo real no le está facilitando ni en el mejor de sus sueños.

Ah, la culpa del concepto metaverso la tiene Mark Zuckerberg, aunque existiese ya desde el año 1992. Fue el escritor Neal Stephenson el que usó por primera vez el término metaverso en su novela “Snow Crash” para describir un mundo virtual. A través de sus gafas de realidad virtual denominadas Oculus, a Zuckerberg, se le ocurrió la idea de acceder al mundo virtual y tener reuniones con sus empleados o disfrutar de otros placeres virtuales en un mundo virtual dependiente del internet del futuro. Metaverso e internet son una misma cosa porque el primero no es sino una visión amplia del segundo que es donde la gente se reúne para trabajar, comprar, jugar que es lo mismo que hacemos en el mundo físico. ¿Qué te parecería diseñar tu propio avatar e ir a un concierto o acudir a una consulta médica sabiendo que eres tú mismo el que habla en directo con un conocido que está presenciando un evento cultural real? Hoy día se gasta dinero real en el mundo virtual del metaverso y piensa que está aún en construcción el universo paralelo en el que el día de mañana, podrás apostar en las devaluadas criptomonedas para comprar un terreno donde construirás una réplica de lo primero que se te antoje. ¿Todo esto será una burbuja que explotará o estamos en el inicio de una tecnología que podremos utilizar para todo aquello que necesitemos solucionar? Es cierto que el metaverso se ha filtrado en la sociedad con naturalidad, pero creo que hay que andar con cuidado porque aún quedan en el aire respuestas que la tecnología tendrá que implementar en el mundo paralelo al que aspira el metaverso.



Articulistas