Actualizado
viernes, 23 agosto 2019
18:24
h
URGENTE
Imagen FERNANDO SÁNCHEZ RESA
Fernando Sánchez Resa

Dolores

Ver comentarios

Conforme vamos cumpliendo años los dolores se constituyen en compañeros inseparables de viaje. Unas personas tienen más suerte que otras y les llegan más tarde o de forma más atenuada, siempre avisando que algo no funciona bien o está enfermando. Yo, a mis propios dolores, siempre les repito lo mismo: que no soy celoso porque se vayan de “picos pardos” a otro lugar y, si es posible, que no vuelvan. Pero no me hacen caso y cada año van atenazándome de una manera más manifiesta y sibilina hasta que llegue el momento en que no pueda soportarlos; y, lo peor, es que uno llega a acostumbrarse a ellos; lógicamente, si no son insoportables... Tiempos aquellos de la infancia, juventud o adultez en los que andaban lejos. Ahora, en la vejez, la cosa ha cambiado, y todo dolor que llega viene para quedarse con más o menos intensidad, potencia o latencia, pretendiendo ser un vecino privilegiado del que no se puede prescindir fácilmente. Hay dolores firmes e insoportables; otros, quizá sean más sordos o dañinos. Menos más que hay paliativos para ello, pues el hecho de vivir y morir son las dos caras de la misma moneda entre las que media un incógnito devenir que hemos de afrontar con valentía y esperanza.