IMA HTML5 Attempt to Autoplay


Días para recordar

07 mar 2023 / 18:31 H.
Ver comentarios

Sorprende la capacidad de las personas para frivolizar las situaciones que vivimos. En La cuña publicitaria la voz destacaba el hecho de que existiese un día internacional del friki para mostrar la necesidad del día internacional que proponía, una idea de consumo. Cualquiera, con los intereses más diversos, puede proponer lo que desee como día o premio internacional siendo considerado como un reconocimiento en igualdad al resto de eventos propuestos por Naciones Unidas o el Consejo de Europa; basta con tener la posibilidad de acceder y difundir su propuesta en las redes o medios de comunicación. Si en las próximas elecciones se presentase un partido de los seguidores de las semillas de Chía, seguro que sería votado. La saturación de mensajes genera la falta de atención, de ahí que no discriminemos lo realmente importante en las propuestas de las efemérides. Esto es lo que ocurre en la fecha de mañana. Día internacional de la Mujer. Un día para reivindicar los derechos sociales, aún no reconocidos, y romper con el freno de los que aún no se reconocen. La falta de unidad en el mensaje propuesto hace que pierda el sentido del relato que se tratar de transmitir. No se entiende la dispersión de los mensajes, los intereses por los que se expresan, de todas aquellas personas y organizaciones que dicen defender los derechos de la Mujer. Y da igual donde se sitúen en el espectro ideológico. Mas que defender parecen instrumentalizar el día y las reivindicaciones para fines distintos. ¡Somos los que más os defendemos! ¡Somos los mejores y de más calidad defendiéndoos, usamos todas las vocales! ¡Nosotros sí que somos feministas, el resto os han engañado siempre! Es el mercado de las ideas. Mientras me viene a la memoria Mercedes, aunque podría llamarse María, Eusebia, Antonia. Es una de muchas mujeres que dedican su vida al cuidado de las demás personas. Desde el nacimiento hasta la muerte, dejando de lado sus intereses personales. De niña ayudar en casa y a cuidar del resto de humanas y hermanos, apoyarlos en su crecimiento, dejando de la lado su desarrollo formativo y social. Sin tiempo para poder planificar una vida, y cuando el resto de la familia se independizan, en el momento que puede comenzar una vida laboral para la que no llegó a formarse totalmente, debe dedicar su atención y cuidado a sus mayores. Es ley de vida, dicen unos; es falta de recursos dicen otros. Los más hacen discursos, escriben artículos, se manifiestan por sus derechos, pero mientras ella sigue su vida, no cambia, tampoco siente que deba cambiar, no busca alternativas porque solo piensa mantener y cimentar el vínculo afectivo con esas personas a las que quiere y siente, para las que ha vivido siempre. Es otra forma de feminización de la pobreza. Y no es cuestión de fondos europeos o de programas de emergencia social, sino de cambios de actitud desde la ciudadanía, de visibilizar las múltiples desigualdades de la mujer que detrás de los enfrentamientos por quienes dicen defender sus interésese. Dejemos de debatir sobre el sexo de los ángeles, ya sabemos el final de la historia. Una vez más creo que hay que leer menos memes, para volcar la atención en la lectura con contenido, con texto, con significado para entender lo que nos propone el filósofo Nemrod: “Piensa lo que dices y, tal vez así, dirás exactamente lo que quieres decir”.

Articulistas