Actualizado
lunes, 17 junio 2019
22:14
h
URGENTE
Imagen VICA jose villar casanova
José Villar Casanova VICA

Días desnudos

Ver comentarios
  • Image

Los libros son para aprender, hacernos pensar y sonreír o, simplemente —y esto es muy importante—, para ayudarnos a combatir la soledad. La soledad es un peso enorme para una persona. Leer entretiene y, si además, te deja una enseñanza nueva, hay que agradecerlo. Creo que todos los libros, como los seres humanos, tienen algo que enseñar. De unos aprendes lo que se debe hacer y, de otros, todo lo contrario. El mérito está en saber distinguir lo que está bien y lo que no. Me han hablado de un libro cuyo título es “Días desnudos”. No lo he leído, pero el título me sugiere profundas reflexiones sobre qué hacemos las personas con nuestros días. Entiendo que un día desnudo es un día sin proyectos, sin ilusiones, sin saber qué hacer y sin afectos. Y pienso en mucha gente que vive sin saber revestir su tiempo, sus días de alegría, de cariño, de sonrisas; sin solidaridad, sin tan siquiera una nota musical, una palabra, una caricia o, al menos, un pensamiento hermoso.

Les he hablado en más de una ocasión de Juan José Armijo, un santistebeño al que me une una entrañable amistad desde hace muchos años. Nos unen la amistad y la vocación sentimental que cada uno comparte por la tierra que nos vio nacer y por sus gentes. Todo ello ocupa una gran parte de mi corazón y de mi pensamiento. Juanjo lleva en sus venas a Santisteban del Puerto. Gran parte de su trabajo y de su esfuerzo lo dedica a pregonar a los cuatro vientos las excelencias de su tierra. Es un digno sucesor de Francisco Olivares Barragán, un santistebeño de lujo, con quien compartimos una amistad fraternal. Pues Juanjo Armijo será el presentador de “Días desnudos”, el próximo día 24, viernes, en el salón de plenos del Ayuntamiento de Santisteban.

El autor de “Días desnudos” es Urbano Peñalver Munuera, un escritor nacido en Alcalá de Henares. Siendo muy joven llegó a Santisteban, tierra natal de sus padres, y allí se quedó. Se trata de una persona autodidacta que, muy pronto, sintió la vocación por la literatura y no ha cesado nunca de esforzarse en aprender. Ha colaborado con sus artículos en publicaciones como Diagonal, La Raíz y otras. En sus artículos prevalece un compromiso social que le ha llevado a presidir la Asociación Comarcal de Personas con Discapacidad El Condao, que tiene su sede en Castellar.