Cerrado por vacaciones

19 ago 2019 / 11:04 H.

Caluroso y seco nos ha venido el verano por estos lares jiennenses. Los mares de olivos de nuestros pueblos aguardan, casi imploran, el milagro de algunas gotas de lluvia. Media España celebra jubilosa sus fiestas patronales, mientras casi todos los negocios lucen el cartel de “Cerrado por vacaciones”. La gente se afana cada día más en cambiar de aires en cuanto puede y dar un respiro a la monotonía. Playas llenas, bares llenos e instituciones vacías. ¿Dónde están hoy nuestros numerosísimos políticos que tanto se dedican a negociar sillones y a recalcarnos que ellos trabajan mucho pero cobran poco? La respuesta es obvia: de vacaciones. ¡También se merecen estos días de descanso “intelectual”, como cada hijo de vecino! Pero, visto lo visto, no deberían desaprovechar estas fechas para leer algún libro. O varios. Da cierto reparo escuchar esos interminables debates y tertulias, siempre en torno a tópicos o consignas que denotan cierto déficit cultural. Y, sobre todo, histórico. Sustituyen los problemas reales de la gente por la agitación de fantasmas del pasado. Una forma más de propiciar la división social. ¡Ay, si se culturizaran algunos un poco más! ¡Seguro que hasta el mismísimo Federico García Lorca, desde su verdadera tumba, se lo agradecería!