Bares, qué lugares

    05 jul 2022 / 17:24 H.
    Ver comentarios

    Eso decía Gabinete Caligari en los 80 en un fragmento de su canción “Al calor del amor en un bar”, y razón tenían. Mi vida está marcada por momentos, y muchos de ellos están relacionados con esos lugares, algunos de ellos con encanto, otros cutres y feos, en los que habitualmente un hombre tras una barra, servía una bebida que era ingerida alternando una conversación con algún amigo, familiar o con el propio camarero que compartía contigo su tiempo y parte de su vida. En más de 50 tacos que calzo, muchos han sido esos rincones que si hablaran, podían dar material para una serie de Netflix. El Sanatorio, el Manila, el Montana, la Barra, el Gorrión, la Manchega, el Cuatro Esquinas, el Chirri, los Barriles, el Hortelano, el Stop, el Cárabo, el Marranetes, el París o el Pósito, fueron testigos mudos de amores, desamores, canciones, enreas improvisadas, alegrías, tristezas, celebraciones, ahogo de penas y de muchos otros instantes que han quedado en mi memoria unidos a ellos como algo inseparable. Y tras la barra, Carlos, Jose, Juan, Blas, Luis, Paco, Antonio y un puñado de hombres y mujeres que hicieron que no haya nada como el calor del amor en un bar, como decían los Caligari.

    Diario JAÉN
    Articulistas