Actualizado
sábado, 17 agosto 2019
09:33
h
URGENTE
Imagen Miguel Angel Olivares
Miguel Ángel Olivares

¡Ay, mi Cataluña!

Ver comentarios

Nunca se había visto en nuestra democracia que la situación social en España y, sobretodo en Cataluña, fuera tan desastrosa. Y esa situación sigue acentuándose y ha alcanzado un nivel con la crisis económica que debe denunciarse. Los datos, los números y los indicadores muestran claramente el sufrimiento de la gran mayoría de la población. Por poner unos ejemplos, la mitad de los parados en Cataluña han estado en paro más de un año, la precariedad laboral en esta región de nuestro país es de las más altas de la Unión Europea, los salarios no han parado de descender junto con la capacidad adquisitiva de la población trabajadora, esa capacidad ha descendido un 10% en los últimos diez años; consecuencia de ello podría ser que ya el 40% de la población vive peor que sus padres, el futuro de los jóvenes ya no es mejor que el de la generación anterior, algo que no deja de ser impactante; los suicidios han aumentado de forma considerable junto al consumo de antidepresivos. Todos estos datos y muchos más son el reflejo de la enorme crisis social no solo en Cataluña, sino en toda España. Hay una minoría de la población, un 10% en el caso de Cataluña, a la que le está yendo cada vez mucho mejor. Las desigualdades están creciendo en nuestro país tan rápido como en Cataluña. Miremos por ejemplo el dato de la esperanza de vida en una región como Cataluña, si un señor pertenece a esa clase minoritaria privilegiada super rica tiene una esperanza de vida 22 años superior a la de un ciudadano pobre, es decir, viven 22 años más; es tremendo y también debería ser inaceptable. Para mí lo más inaudito es que este tipo de realidades no copan las primeras planas todos los días. Algo así debería ser el foco de atención mediática y debería centrar el debate político y electoral en nuestro país. Sin embargo, nada de esto parece afectar al debate ni a nivel político ni mediático ni a nivel de calle; seguimos con el tema nacional monopolizándolo todo y, por supuesto, las banderas. ¿Por qué ocultan esta realidad tan tremenda? Hay que poner el foco de atención sobre las causas de este deterioro y sobre las políticas públicas que se nos han impuesto tanto en España como también en Cataluña. Por ejemplo, con las reformas laborales impuestas que tanto han afectado de forma negativa en nuestra calidad de vida y que han conseguido incrementar de forma notable la precariedad, el desempleo y el descenso de los salarios. Ese era el objetivo real de esas reformas, aunque nunca se nos decía como tal. Por cierto, reformas llevadas a cabo por gobiernos de España y gobiernos de Cataluña. Al igual que se han llevado a cabo otras intervenciones públicas que han dañado la calidad de vida y el bienestar de la mayoría de la población como los recortes: en sanidad, educación, servicios sociales, y un largo etcétera. Todo esto ha jugado un papel fundamental y explica esa enorme crisis social. Y los responsables se pueden señalar: por una parte desde el gobierno español se iniciaron con Zapatero y fueron continuadas y expandidas estas políticas por los gobiernos de Rajoy; y en Cataluña fue Artur Mas y luego con Puigdemont, aparte de las reformas laborales, los recortes fueron mayores que en toda España y los mayores de toda Europa. Así nos queda claro que PSOE y PP en España, con el apoyo entusiasta de Ciudadanos por un lado, y en Cataluña fue Convergencia que es quien más tiempo ha gobernado durante el periodo democrático, por cierto, también es un partido neoliberal de la misma familia que PP y Ciudadanos, ambos entusiastas de estas reformas. Convergencia lo hizo antes con el apoyo de Unió Democrática y luego más tarde con Esquerra Republicana en eso llamado Junts pel Sí. Se oculta que Convergencia es lo más parecido al PP en Cataluña: un partido clientelar, que concibe al Estado como su cortijo, corrupto hasta el fondo y neoliberal aplicando esas políticas que tanto dañan a la mayoría de la población. Todo esto se oculta deliberadamente, estos son los responsables. Por cierto, el PSC también apoyó esas reformas en Cataluña cuando se impusieron desde el PSOE.