El avión no contamina

18 ago 2019 / 11:07 H.

El incremento de viajes de avión y el imparable aumento de pasajeros que utilizan este medio, está llevando a la preocupación por el daño al medio ambiente y a la capa de ozono. Aún así, la contaminación por culpa de los transportes, sólo alcanza el 25% del total, y el avión un 6,6% de ese 25. De ahí que el impacto actual en España de la contaminación por culpa de los viajes de avión sea del 1,65% del global. Es la progresión, la que nos ilustra de la necesidad de dar una salida. La aeronáutica tiene hoy soluciones próximas para paliar esos efectos perversos. Lo que más nos tranquilizan son las avanzadas estrategias de los llamados “trenes bala”. Alemania y Japón tienen muy adelantados proyectos de trenes que han conseguido los 505 y los 603 km/h. Se podrán cubrir en ferrocarril distancias de mil kilómetros con estos trenes y sustituir el avión en estas distancias. España también es pionera en la investigación en estos avances, ya en suspensión, usando electroimanes, o levitación, aplicando materiales superconductores. El futuro del avión está en tierra. ¿Se imaginan hacer el trayecto de Madrid-Jaén en solo 20 minutos? Levitemos.