Antipartículas

    19 abr 2022 / 16:27 H.
    Ver comentarios

    Llevo semanas sin ver noticias. Me duelen. No me refiero a esas noticias esperpénticas, como el juicio del hijo del último alcalde franquista que intentó matar a Pedro Sánchez por culpa del orujo y de Jiménez Losantos. Ni siquiera a la retransmisión de la guerra en directo que ya no produce el temor explosivo e iracundo que tenían las batallas cargadas con la épica de las hazañas heroicas, sino un dolor pesado y oscuro como de migraña. Lo que me aleja de la actualidad informativa es mascar la cercanía de la barbarie. Ponerme en la piel de las 25 niñas y mujeres (nueve de ellas ahora embarazadas) violadas sistemáticamente en un sótano en Bucha por soldados rusos. Ese horror me hunde en lo más profundo de nuestra materia y me hace querer saber de qué estamos hechos. Cuáles son nuestros componentes básicos. Y parece que los ladrillos fundacionales del mundo —los átomos y sus partículas elementales— en realidad no son cosas, sino estados que Heisenberg describió como tendencias o posibilidades. La mecánica cuántica muestra que no tienen una existencia absoluta pues no existen de manera independiente de nuestra observación. Quizá por eso yo esté huyendo de esa observación. Porque me duele.



    Articulistas