Agosto ya se aleja

    31 ago 2022 / 16:00 H.
    Ver comentarios

    Se dormirá la tarde con su cara de seda, se apagará su manto iluminado y el firmamento azul mudará su color, al negro terciopelo con que el cielo se pintará inminente. Y nacerá la noche suavemente, y volverán despacio las estrellas.

    Y la luna creciente coloreará las torres, los pies de los olivos, los tejados...

    Y agosto dormirá, nos dejará con miles de vivencias, de experiencias, de sueños alcanzados... o de historias que han roto la alegría, o han abierto las puertas de la verde esperanza, o han sido una canción de notas que han sentido la añoranza. Ya forman el pasado, se quedaron con él cuando pasaron.

    Cuando la medianoche nos alcance, se dormirán sus horas, ya no verá la aurora ni el latir de la alegre mañana, ni escuchará la voz de las campanas que tocan sus repiques o sus lentos compases, ya no notará el mar de blanca espuma ni mojará sus pies en las orillas, ni sentirá el verde de los pinos en las altas montañas ni en los cerros donde hay una oración hecha poesía, ni sentirá nacer la luz en los olivos silenciosos.

    Se dormirán sus sueños, sus mañanas serenas, sus tardes rosas, sus noches estrelladas, sus músicas sonoras, sus baladas de trinos, sus miradas a los bellos jardines, a los amaneceres cantarines, a los viejos senderos...

    Poco a poco el tiempo irá marcando su paso y volverá a dormirse, un año más, al viejo calendario de la vida, a ocupar el último lugar de los doce sitiales.

    Agosto se nos va, un año tardará en volver a mirarnos, a dejarnos su fuego de verano, a salpicarnos el agua de las olas, a dejarnos sentir el baile de estrellas y luceros en las noches que sueñan luminosas, a acariciar los pétalos sedosos de los bellos gladiolos, a cambiar tantas cosas...

    Agosto esta noche nos dejará de nuevo, cuando la medianoche traiga en su cuna a septiembre recién amanecido, dormirá, entonces, su latido sonoro, sus palabras silenciarán su voz, sus pasos se quedarán sin huellas, sus ocasos sin luz, sus cielos sin estrellas, y agosto habrá pasado...

    Sobre las tejas que forman los tejados habrá un verso callado, una voz que se aleja, un sueño que no sueña, una palabra quieta, un poema sin letras, una rosa sin pétalos, un libro deshojado, un timbre que no suena...

    Cuando llegue otra vez la medianoche veremos como agosto ya se aleja...

    Diario JAÉN
    Articulistas