Actualizado
lunes, 22 julio 2019
04:13
h
URGENTE

Semanas de incógnita se han vivido después de las últimas votaciones municipales. Ningún partido conseguía mayoría absoluta y comenzó un periodo de negociaciones del que nada se sabía. De las opciones que se barajaban, finalmente, se hizo público, a apenas 48 horas del pleno de investidura, el pacto entre Partido Popular, Ciudadanos y Cilu-Linares. Así, la Alcaldía será para el candidato naranja, Raúl Caro. El PP ha cedido el bastón de mando a la tercera fuerza más votada, pero también la Tenencia de Alcaldía, que será para Javier Bris, de Cilu Linares. Se trata de un pacto “muy estudiado y con un reparto equitativo de las funciones”, según indican, algo en lo que coinciden las tres formaciones. El PP ha sido capaz de ceder la Alcaldía, algo que ya insinuó Ángeles Isac en una de sus declaraciones: “Por el bien de Linares y de los ciudadanos”. Isac se hará cargo de la segunda Tenencia de Alcaldía y también de la portavocía de Gobierno.

Estas fueron las primeras noticias que se conocían del pacto. Ciudadanos afirmó: “Las formaciones políticas han cerrado un acuerdo programático y estructural para la nueva Corporación Municipal que se constituye el próximo sábado. Con este acuerdo, apuestan por un cambio político desde el consenso y la moderación. Así se priorizan las necesidades de la ciudad y se dota al Ayuntamiento de Linares de estabilidad para el próximo mandato corporativo y el desarrollo económico y social de Linares”. Cilu-Linares también consideró haber cumplido el mandato que se les encomendó en las pasadas elecciones, al haber hecho posible un cambio político regenerador, que demandaba la mayoría de la sociedad. “Las tres fuerzas hemos llegado a un equilibrio por el bien de la ciudadanía y por la regeneración de nuestro Consistorio. Todas hemos tenido que ceder para llegar a un acuerdo lo más inclusivo posible”, afirmó Javier Bris. Dicen mostrar así predisposición de trabajar “codo con codo” por el bien de todos los linarenses durante la presente legislatura. Ángeles Isac declaró: “Ha sido una decisión muy difícil, pero como dice nuestro eslogan de campaña ‘ahora es el momento del cambio’ y la ciudadanía así lo ha pedido”.

REPARTO. En cuanto a la distribución de las diferentes áreas, aún no hay nada definitivo y pueden generarse algunos cambios. Lo que sí parece seguro es que Javier Bris se hará cargo como hasta ahora de Función Pública y Gobernación Interior. Así comenzó en el “gobierno multicolor” que asumió Juan Fernández hace ocho meses, pero dimitió de su cargo a pocos días de las elecciones, al conocer que “el Ayuntamiento entraba a formar parte del proceso judicial en el que el alcalde se encuentra”. Otra de las concejales de Cilu-Linares, Myriam Martínez, parece que asumirá el área de Igualdad y, por otro lado, Javier Hernández, Urbanismo. El resto de concejalías serán repartidas equitativamente entre Ciudadanos y Partido Popular. Así lo explicarán en breves días las tres formaciones que tomarán posesión en el pleno de investidura que se celebra este mediodía. Es posible que el PP asuma concejalías como Comercio, Comunicación, Cultura, Patrimonio, Participación Ciudadana, Seguridad, Tráfico, Festejos, Obras o Servicios Públicos. Ciudadanos podría hacerse cargo de Consumo, Fomento, Juventud, Educación o Deportes. Cinco concejales de cada uno de los partidos tienen que repartirse todas las responsabilidades para esta legislatura.

El socialista Daniel Campos considera el acuerdo un “pacto de la vergüenza”

El secretario general del PSOE de Linares ya opinó sobre este pacto antes de conocer el acuerdo definitivo. Daniel Campos consideró lo “incoherente”, ya que se abogaría por un gobierno de derechas: “Se trata de ceder la Alcaldía a la tercera fuerza más votada”. Además, consideró que son decisiones en las que está presente un “conflicto de intereses”, ya que “se han intercambiado alcaldías con otras ciudades que poco tienen que ver con Linares”. Consideró también “que se está usando a Linares como moneda de cambio para negociar con otros Ayuntamientos de incluso fuera de la provincia”. Sobre Cilu-Linares afirmó: “Siempre se ha vendido como un partido progresista y que al entrar en este acuerdo está demostrando su inclinación hacia la derecha, al contrario de la ideología que siempre han defendido”. Campos mostró su desacuerdo con la forma de negociar: “Están haciendo las gestiones a escondidas de la ciudadanía, no han sido honestos ni transparentes en este asunto”. Un pacto que el secretario del PSOE ya ha considerado como “pacto de la vergüenza”, ya que ha dejado el Ayuntamiento “en manos de la derecha con el apoyo de Ciudadanos y Cilu-Linares”, afirmó.