Actualizado
martes, 16 julio 2019
12:24
h
URGENTE

Otoño de cultura y artesanía en el centro del corazón del cereal

“Koala Codeine” y “Carlitos Hojas y los Betabeles”, los encargados de la clausura
  • ARTESANÍA. Organizadores y asistentes comparten momentos en el “mercadillo” de objetos hechos a mano.
    ARTESANÍA. Organizadores y asistentes comparten momentos en el “mercadillo” de objetos hechos a mano.

El emblemático edificio abandonado del Corazón de Cereal cobró vida con la celebración del I Festival “Silo Otoñal”, una cita organizada por la recién formada asociación de artesanía “Kástilo”. Desde el pasado 17 de noviembre, los linarenses más artesanos han construido un otoño diferente llenando de vida, arte y fotografía el Silo que antaño servía para almacenar cereales y que el Ayuntamiento decidió recuperar como centro cultural. La clausura del festival se celebró ayer con diferentes actividades, entre las que destacaron las actuaciones musicales.

Así, tanto “Carlitos Hojas y los Betabeles” como “Koala Codeine” afinaron las cuerdas de sus guitarras para deleitar al público con sus temas más míticos para concluir el I Festival “Silo Otoñal”. En el caso de “Koala Codeine”, fue su primera actuación, ya que es, al igual que la asociación promotora de esta iniciativa, un grupo de reciente creación. “Es la primera vez que van a tocar, llevan muy poco tiempo”, asegura Teresa González, miembro de “Kástilo”, que sobre los principios de la asociación comenta: “Nos gusta dar la oportunidad a grupos que están empezando, así como a personas que sean principiantes en el mundo de la artesanía o la pintura. Así lo pueden compartir con nosotros y darse a conocer a través de la asociación”.

Durante la celebración del festival, que culminó ayer tras una semana, el edificio del Silo acogió “una exposición de pintura, fotografía y productos artesanos” con una “temática totalmente libre” donde participaron, en palabras de González, “varios pintores y fotógrafos de Linares”. Tras la retirada de la exposición, los asistentes disfrutaron de una cata de cerveza, también de la mano de “unos compañeros de la ciudad que tienen una distribuidora de cerveza artesana”. “Completamos cupo, nos quedamos sin plazas”, afirma la socia de “Kástilo” sobre una cita en la que el público probó “cuatro tipos de cerveza diferente: una ‘India Pale Ale’ (IPA), de trigo, tostada y una cerveza negra, cada una con su tapa correspondiente, que es el maridaje que mejor le va”.

Además, la asociación de artesanos “Kástilo” organizó un taller para los más pequeños. “Los niños han pintado cartones vacíos de leche y han sembrado una planta en su interior”, relata González acerca de una iniciativa donde “el reciclaje, a la vez que el contacto con la naturaleza, son objetivos principales” del mismo. “Han venido niños muy pequeños que es la primera vez que siembran una maceta”, dice Teresa, que se lamenta porque considera que es una costumbre que se está perdiendo en la sociedad tecnológica.