La dirección andaluza de IU se une a la lucha ciudadana

Maíllo se compromete a llevar la situación de la ciudad a Bruselas

25 oct 2017 / 10:16 H.

El coordinador general de Izquierda Unida en Andalucía, Antonio Maíllo, se reunió, ayer por la tarde, con los representantes de “Todos a una por Linares”, la plataforma ciudadana que logró sacar a la calle a más de 35.000 personas, el pasado 14 de septiembre, para exigir al conjunto de las administraciones públicas un futuro para la ciudad, que actualmente ronda el 40 por ciento de tasa de paro en España. El objetivo principal de esta reunión es recoger las reivindicaciones y elaborar una propuesta de moción que llevar al siguiente pleno. “Hemos pedido a la plataforma que trabaje con nosotros para que esa moción surja de la propia sociedad linarense”, explicó el coordinador general de IU.

Según Maíllo, la ciudad de Linares se encuentra actualmente en una “profunda crisis industrial, que está perdiendo población”. Desde el partido buscan que la futura moción que presenten se dirija con toda la colaboración de la plataforma. De este modo, “estaremos elevando la voz de la ciudad al Parlamento y llevando sus reivindicaciones”.

Desde el partido, junto con la plataforma ciudadana, se desarrollará un plan estratégico de reindustrialización que se extienda a todo el corredor industrial de Jaén, ya que “se necesita un plan que dé salida y futuro” para todo el territorio. Llegado el momento trasladarán las propuestas al Congreso de los Diputados. “Incluso, una vez planteado, lo haremos llegar al Parlamento Europeo y a Bruselas. Yo creo que Linares merece una atención”, aseveró.

JUZGADO. Tras la sentencia de la resolución interpuesta por la expulsión de Izquierda Unida de Sebastián Martínez, concejal no adscrito del Ayuntamiento de Linares, el edil decidió no recurrirla. “No me arrepiento. Todo lo que hice desde el inicio de la Corporación Municipal y por lo que la organización finalmente me expulsó ha sido escrupulosamente legal y volvería a hacerlo”. Por otra parte, Maíllo asegura: “La justicia nos da la razón, porque por encima de los intereses legítimos individuales, están los de la organización y el cumplimiento de los estatutos y la ética colectiva. Que quienes se fueron hagan una reflexión política de satisfacer la demanda de la izquierda de Linares”.