Actualizado
miércoles, 24 julio 2019
02:59
h
URGENTE
  •  Ana Manuela Jiménez, Selina Robles, Cristina Montiel, Joaquín Gómez, Luis Moya, Javier Hernández, Macarena García, Rafael Sampedro, Carlos Vela y Felipe Padilla.
    Ana Manuela Jiménez, Selina Robles, Cristina Montiel, Joaquín Gómez, Luis Moya, Javier Hernández, Macarena García, Rafael Sampedro, Carlos Vela y Felipe Padilla.

Momento de despedidas para algunos concejales, los que ya no siguen en el próximo mandato. Otros continúan, ahora acompañados de otras personas de los partidos que han conseguido representación para la legislatura que comienza ahora. Tras aprobar el único punto del día, referente a la conformidad del acta del pleno anterior, se abrió el turno de palabra para quienes quisieran decir algo sobre estos cuatro años. Muchos cambios se han producido en el salón de plenos. Algunos ediles dejaron de formar parte de sus agrupaciones, para pasar al grupo de no adscritos.

El primero en tomar la palabra fue el concejal por Ciudadanos Juan Carlos Trujillo. Salvador Hervás, el otro edil de la fuerza naranja, no estuvo presente. Dio las gracias a los linarenses por permitir que volviera a ser concejal para luchar por su ciudad: “Hemos actuado mejor o peor, pero me consta que los 25 que estamos aquí hemos tenido buena fe a la hora de trabajar por Linares”, afirmó. El no adscrito, Francisco Javier Tortosa, agradeció al alcalde la confianza depositada en él en los últimos ocho meses: “Me pidió asumir cargos en el Gobierno municipal y me eché para adelante, siempre en beneficio de la ciudad en la que nací”.

Selina Robles, por Izquierda Unida, quiso leer un escrito de “despedida”. Ni ella ni Ana Manuela Jiménez continúan, ya que decidieron dejar paso “a gente joven y preparada para defender nuestros ideales”. Carmelo Gragera y Sheila Carmona toman el relevo en la coalición. “Yo seguiré ahí para ayudarles en todo lo que necesiten, como así lo han hecho otras muchas personas conmigo”, apuntó Selina. Reivindicó también: “Tres de los concejales que fueron votados no estuvieron a la altura y fueron expulsados del partido para pasar a los no adscritos”. Apostilló: “Esta corporación se ha caracterizado por el transfuguismo, algo que espero que no se repita en el próximo mandato”. Como afectado, Felipe Padilla declaró: “No voy a entrar en polémicas y deberían leer un poco el diccionario, ya que trásfuga es una persona que se pasa de un partido a otro”. Aprovechó también para despedirse como concejal en el Ayuntamiento linarense.

Luis Moya recordó sus casi 20 años en el Ayuntamiento. Mostró su orgullo por todo lo conseguido y dio las gracias al PSOE por confiar en él desde hace tanto tiempo: “Me quedo con lo mejor de cada compañero, aunque algunas veces ha habido diferencias de ideales. Hace dos años decidí no seguir en este cargo, pero me quedo con buenos recuerdos de haber podido trabajar por esta ciudad. Estos cuatro años han sido los más atípicos y también los mas desaprovechados a mi parecer”, declaró el edil socialista.

Ángeles Isac también reconocía la dificultad del mandato, pero apuntó: “Han sido más los encuentros que los desencuentros y todos hemos intentado hacerlo bien, con nuestros errores”. La concejal popular continúa, ahora, a la espera de saber si formará un pacto con Ciudadanos y Cilu o formará parte de nuevo de la oposición.

Joaquín Robles se despidió poniendo en valor el trabajo del alcalde: “Antes que alcalde ha sido mi amigo. Es el mejor dirigente que ha tenido Linares, el que ha puesto por delante la ciudad incluso de su partido”, aseguró. Juan Fernández también tuvo sus palabras de despedida, aunque continúa siendo concejal por Linares Primero: “No voy a entrar en hipocresías, pero aseguro que si a alguien se ha perjudicado no ha sido a propósito”.

Una legislatura un tanto atípica, con importantes movimientos de sillones

Todos los concejales coincidieron en señalar que la legislatura que termina fue un tanto atípica. El principal escollo está en que no todos los concejales continúan en el partido por el que fueron elegidos. En primer lugar, Francisco Javier Tortosa y Antonio Delgado se desvincularon del Partido Popular. Fueron los primeros en pasar al grupo de los no adscritos. Seguidamente lo hicieron Sebastián Martínez, Felipe Padilla y Juana Cruz, que habían sido elegidos por Izquierda Unida. Selina Robles quedó sola en este grupo municipal, para pasar los otros tres a no adscritos. En último lugar lo hizo el alcalde, Juan Fernández, cuando fue expulsado de la fuerza política al que ha pertenecido desde sus inicios, el PSOE. De forma voluntaria cesó su militancia Joaquín Robles, que hizo que ambos se unieran en ese cajón “desastre”. La dimisión de Sebastián Martínez hizo ganar un concejal de nuevo a Izquierda Unida. Se trata de Ana Manuela Jiménez, la coordinadora local, que no repite en este mandato, como tampoco lo hace Selina Robles. El PSOE fue el partido que más movimiento de concejales tuvo, por la ida de algunos a otros puestos, como Laura Berja y Daniel Campos, o la dimisión de otros, como Mabel Selfa y Carmen Domínguez.