URGENTE

“El miedo” a los desahucios

Más de 2 millones de personas en España viven con la incertidumbre de quedarse sin vivienda, según Cáritas. Además, 8,5 están en situación de exclusión social, 1,2 millones más que antes de la crisis

Necesidad de una mayor concienciación con quien más lo necesita. Un total de 2,1 millones de personas en España viven con la incertidumbre de quedarse sin vivienda, un 4% de los hogares, según revela el VIII Informe Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social en España, que constata un “enquistamiento” de la exclusión social y refleja que la vivienda se ha convertido en el principal factor para caer en ella. El estudio, que fue presentado esta semana en la sede de Cáritas Española, en Madrid, ha sido elaborado por la Fundación Foessa, de Cáritas, en concreto por un equipo de 125 investigadores de 30 universidades y 13 organizaciones de investigación, y se basa en una encuesta a 29.000 personas de 11.600 hogares. De los datos se desprende que un total de 8,5 millones de personas en España están en situación de exclusión social, un 18,4% de la población (casi 7 puntos menos que en 2013) pero todavía son 1,2 millones más que antes de la crisis. Además de ellos, 4,1 millones sufren exclusión social severa y más de 1,8 millones forman el grupo de “expulsados” que “acumulan tal cantidad de dificultades y de tal gravedad que exigirían de una intervención urgente”. Son el triple que en 2007, cuando estos “expulsados” de la sociedad eran 600.000. “La exclusión social se está enquistando. Son un 18,4%, 1,2 millones más que en 2007”, se concluye en este informe.

“Esa es la resaca de la crisis, es lo que se denomina la sociedad estancada, un grupo de personas para el que el ascensor de la movilidad social ya no funciona y no es capaz de parar ni en la primera planta”, explicó el coordinador del informe, Guillermo Fernández. La vivienda se ha convertido por primera vez desde antes de la crisis en el principal factor para caer en la exclusión, como consecuencia de la subida del precio de los alquileres, que en los últimos dos años se ha incrementado en un 30 por ciento. Adelanta así al desempleo que en los últimos años era el primer factor y que se sitúa en segunda posición. Según el informe, el 14% de las personas que trabajan están en situación de exclusión social y uno de cada tres contratos temporales dura menos de siete días. Fernández también precisó que el empleo precario y las dificultades con la vivienda suelen ir unidos. “La mezcla de la baja calidad del empleo y los altos costes de la vivienda es un pack mortal para la gente en situación de exclusión”, avisa. Por su parte, el tradicional eje norte-sur (un norte rico y un sur pobre) sigue siendo cierto si se piensa solo en términos económicos pero en el ámbito de la exclusión social se consolida el “eje sur-mediterráneo” incorporando Cataluña e Islas Baleares a las comunidades autónomas con un porcentaje de exclusión más alto.

Por orden, las CCAA con una exclusión social más elevada son: Canarias (29%), Extremadura (23,2%), Baleares (21,5%), Comunidad Valenciana (20,3%), Cataluña (19,3%), Andalucía (18,6%) y Murcia (18,5%). Por el contrario, las que menos exclusión social presentan son: La Rioja (11,3%), Cantabria (11,8%) y Asturias (14,4%). El secretario técnico de la Fundación FOESSA, Raúl Flores, explicó que la fotografía que muestra este informe es “el capítulo final de una trilogía”, tras los estudios de 2007 y de 2013, y precisó que, aunque la situación “mejora claramente” respecto a 2013, todavía “no se alcanzan” los estándares de antes de la crisis. “La exclusión se ha reducido en los últimos años, nos aproximamos a la fotografía de antes de la crisis pero no volvemos a la posición de salida. Nuestra imagen como sociedad se parece más a una espiral descendente que a un círculo vicioso. Hoy en día las condiciones de vida son peores que hace 10 años”, zanjó en la presentación. Desde Cáritas y Foessa invitan a los líderes políticos a pensar cómo recuperar 1,8 millones de personas “expulsadas” de la sociedad.

afecta a todos
idcon=13991433;order=7

En el ranking de comunidades autónomas que se incluye en el informe, Andalucía se sitúa en el sexto puesto como la región con una exclusión social más elevada, con un 18,6 por ciento de su población en esta complicada situación.

MAYOR DESIGUALDAD
idcon=13991476;order=10

Según revela el VIII Informe Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social en España,

existe un “enquistamiento” de la exclusión social y refleja que la vivienda se ha

convertido en el principal factor para caer en ella. El estudio, ha sido elaborado por la Fundación Foessa, de Cáritas, en concreto por un equipo de 125 investigadores de 30 universidades y 13 organizaciones de investigación, y se basa en una encuesta a 29.000 personas de 11.600 hogares. De los datos se desprende que 8,5 millones de personas en España están en situación de exclusión social, un 18,4% de la población, 1,2 millones más que antes de la crisis.