UPA pone “en la calle” a Agustín Rodríguez por sus “irregularidades”

UGT apoya su expulsión, que implica “descabezar” la organización en Jaén

18 dic 2015 / 09:16 H.

La Comisión Ejecutiva Confederal de UGT —organización a la que pertenece UPA— entra en juego después de autorizar la suspensión cautelar de derechos como afiliado a Agustín Rodríguez y a su vicesecretaria, Monserrat Moyano. Lo hace después de analizar el expediente disciplinario que está en el órgano de garantías de la organización. En la práctica, esto se traduce en que Agustín Rodríguez, después de 20 años al frente de UPA-Jaén, está “en la calle”. Se le retira la condición de secretario general y, también, la de afiliado, por lo que no puede concurrir a ningún cargo ni tampoco elegir a representante alguno.

“La reincidencia y el claro afán de no acatar las resoluciones y acuerdos de los órganos federales, unida a hechos graves como la no entrega de bienes pertenecientes a la organización, que ya le han sido requeridos, justifican sobradamente la suspensión cautelar de estas dos personas”, según dice UPA-Federal en una nota de prensa. Asimismo, señala que el expediente disciplinario se le abrió por “irregularidades” e “incumplimientos graves” de sus obligaciones como afiliados.

UPA-Federal aclara que se trata de una medida cautelar dentro de un proceso que aún está en marcha. “Es la más grave que se puede adoptar. Está sobradamente justificada por el comportamiento de estas dos personas, que han intervenido como si la organización fuera su chiringuito y no tuvieran obligación alguna”, añade. La pérdida de derechos como afiliados se mantiene hasta que los órganos de garantías emitan una resolución definitiva. “En este proceso pueden ejercer su derecho a defensa y alegar lo que consideren oportuno ante la Comisión de Garantías, pero no parece que sea su intención, ya que ni se presentaron, el pasado 15 de diciembre, al acto de conciliación”, recalca la organización.

De esta manera, Agustín Rodríguez, tras alrededor de 20 años al frente de UPA-Jaén, deja de ser su secretario general y la organización se encamina hacia una comisión gestora, que tomará las riendas hasta que se elija a su sustituto. UPA-Federal ya lo cesó como secretario general de Andalucía, pero ahora da un paso más, que implica retirarle los derechos como afiliado —un derecho tremendamente protegido con un proceso muy garantista— y, consecuentemente, descabezar la organización en la provincia.

El secretario general de UGT en Jaén, Manuel Salazar, explica: “Se trata de un tema interno que se resuelve en el ámbito federativo, por eso tengo que ser prudente. Existe un reglamento que hay que cumplir. No me quiero pronunciar sobre este tema, pero sí tengo claro que estoy dentro de una organización democrática que tiene unas normas que todos cumplimos y un proceso de garantías que también permite la defensa cuando se abre un procedimiento para determinar si existe algún tipo de irregularidad.”