Un testigo clave del caso de las fuentes denuncia coacciones

Explica que recibió llamadas telefónicas desde el “entorno del exacalde”

31 may 2018 / 08:48 H.

Uno de los testigos de la investigación que trata de determinar si el número 2 de Hacienda y exalcalde, el secretario de Estado José Enrique Fernández de Moya, pagó a sabiendas facturas infladas a una empresa por el mantenimiento de las fuentes públicas denuncia coacciones. Sostiene, como explicó a este periódico, que todo comenzó a raíz de que la Guardia Civil le preguntara, hace aproximadamente tres meses, acerca de unos hechos en los que se trata de determinar si hubo presuntos delitos de prevaricación administrativa continuada, falsedad en documento mercantil, malversación continuada de caudales públicos, cohecho y tráfico de influencias. Los imputados, figura actualmente denominada como investigado, son Fernández de Moya, la concejal Rosa Cárdenas, por firmar un decreto en su condición de alcaldesa accidental, en agosto de 2012; un técnico municipal y el responsable de la empresa a la que se le encomendó el servicio, una sociedad con sede social en Toro, Zamora, llamada Matinsreg.

El testigo sostiene que recibió llamadas telefónicas, en sus palabras, “del entorno de Fernández de Moya”, comunicaciones que entendió que pretendían intimidarle. En una ocasión identificó al interlocutor, ya que tenía memorizado su número. Se trata de unas de las personas que aparecen en las diligencias de la operación Auringi (Jaén en romano), que así la bautizó la Policía Judicial de la Guardia Civil de Jaén. El juez instructor, Antonio Valdivia Villa, les encomendó las pesquisas a esta unidad y, ante las supuestas amenazas, el teléfono del denunciante está monitorizado.

El próximo martes, día 5 de junio, están llamados a declarar José Enrique Fernández de Moya, Rosa Cárdenas, el técnico municipal y el responsable de Matinsreg.