Un plan que presenta dos novedades de importancia

La Junta reduce los trámites a la hora de solicitar la ayuda y crea el concepto de unidad de convivencia

19 jul 2019 / 08:42 H.

Evolucionar o morir. Hay que adaptarse a todos los cambios que, casi a diario, presenta la sociedad. Este es el motivo de la creación del concepto unidad de convivencia. En convocatorias anteriores del Plan de Rehabilitación de Viviendas y Edificios, se atendía a la unidad familiar. No obstante, no es nada raro ver cómo, en una vivienda, reside el propio matrimonio, hijos que son mayores de edad y con empleo e incluso otros miembros. Por eso, para “atender a la realidad social” que se da hoy en día, tal y como lo expresa el delegado territorial de Fomento e Infraestructura, Jesús Estrella, se creó la unidad de convivencia, que ayuda a conocer la capacidad económica real de las familias. Así, se tiene en cuenta lo que ingresa la unidad de convivencia, que la forman todos los componentes que residan en la misma vivienda. Por este motivo, se incrementó también el umbral económico. En convocatorias anteriores, las unidades familiares debían cobrar, al año, dos veces y media el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem), y ahora el tope se sitúa en cinco veces y media. De este modo, tal y como aparece en el gráfico de la derecha, tanto para la rehabilitación de viviendas particulares como para la de edificios, no se puede sobrepasar el umbral de los 41.357,75 euros al año. De esta manera, tal y como indice el responsable andaluz de Fomento en la provincia, se hace una medición más exacta de las capacidades económicas de los solicitantes y, por otro lado, se trabaja de una manera “más ajustada a la realidad social”.

Otra de las novedades que se presentan este año es el modo de tramitación. Es más telemático que nunca y el Gobierno autonómico ha reducido de manera sustancial el número de pasos y documentación a presentar para acceder a las ayudas. De este modo, para hacer la primera solicitud solo se necesita cumplimentar un formulario en la página web de la Junta de Andalucía y acompañarlo del debido informe técnico.

Estrella valora estos cambios, puesto que, a fin de cuentas, vienen a facilitar los trámites a los solicitantes. De hecho, indica que hay un tutorial en la web de la Administración autonómica que indica, paso a paso, qué hay que hacer y cómo se solicitan las ayudas para la rehabilitación de viviendas y edificios. Se pueden pedir para cualquiera de las tres líneas que contempla la Junta. En primer lugar, la relacionada con la rehabilitación de inmuebles en materia de mantenimiento, las obras que se realizan para acometer mejoras en accesibilidad, sobre todo en casos de mayores de 65 años y personas discapacitadas, y aquellas relacionadas con la eficiencia energética. En función de una serie de criterios subvencionables objetivos, se calcula la cuantía a recibir por el solicitante de la ayuda.