Tres semanas de descenso en los precios del aceite de oliva

El virgen extra es el único que presenta un leve aumento en la última semana

16 ago 2019 / 10:35 H.

El mes de julio se presentó como un respiro de aire fresco para los agricultores jiennenses. Los precios parecieron estabilizarse en el sector tras la gran manifestación que miles de personas protagonizaron en junio por las calles de la capital andaluza. Sin embargo, agosto no empezó con buenas perspectivas para los olivareros. Ya en la última semana del mes pasado se registró una leve caída en los precios, y aunque la esperanza de que esto solo fuera un dato aislado, se cumple la tercera semana con bajadas en el Observatorio de Precios y Mercados de la Junta sobre los aceites de oliva.

El lampante y el virgen son las variedades que más han sufrido durante estas cuatro últimas semanas. Cabe decir que no han tenido grandes caídas, pero sí significativas, en tanto que, según remarcan los datos del observatorio andaluz, el primero de ellos pasó de estar en la semana del 15 al 21 de julio en 2,07 euros el kilo y, del 5 a 11, a 2,00, pasando por 1,92 euros el kilo como cifra más baja. Por su parte, el aceite virgen ha registrado un descenso constante en sus precios desde la semana del 15 al 21, cuando rompió con la tendencia positiva que mostraba desde finales de mayo. Así, de 2,15 euros el kilo al que se costeaba en dicha fecha, ahora se sitúa a 2,08, llegando a la misma cifra que tenía a finales de junio de este año.

En lo que respecta al aceite de oliva virgen extra, también se observa una reducción de sus precios, aunque sí que hubo un pequeño repunte positivo en la última semana. Así, según los datos consultados, el precio más alto que registró esta categoría en los últimos tres meses (en abril alcanzó los 2,57 euros el kilo) fue de 2,56 euros en la semana del 15 al 21. Sin embargo, así como las otras variedades, también sufrió un descenso los últimos días, pasando por 2,35 y 2,23 euros el kilo. La cara positiva la puso la pasada semana, cuando el aceite de oliva virgen extra fue el único que despuntó en los datos del observatorio andaluz. Así, aunque sea una subida muy leve, sigue siendo un incremento que da esperanzas a los agricultores, ya que se sitúa en 2,28 euros el kilo. Según el umbral de rentabilidad que establece la Asociación Española de Municipios del Olivo, en un estudio que realizaron en 2012, un kilogramo de aceite de oliva en España tiene un coste medio ponderado de 2,73 euros el kilo, por lo que aún queda mucho camino para conseguir que a los agricultores jiennenses les salga rentable mantener su actividad. De hecho, no se alcanza este umbral desde principios de año, que se mantuvo sobre los 2,70 —en el virgen extra— desde enero hasta el 24 de febrero.

Estos datos se ven reflejados, además, en el Índice de Precios y Consumo (IPC) de julio en Andalucía, en el que la tasa presentó una variación mensual negativa de 1,3 y anual de hasta 12,6 en lo que respecta a la rúbrica de “Aceites y Grasas”.