Trabajadores de la limpieza barajan una huelga indefinida

Un gabinete de crisis tratará de evitar que comience el paro el próximo lunes

16 feb 2018 / 09:25 H.

Un centenar de trabajadores del servicio de limpieza municipal, en manos de FCC, asistió a la asamblea celebrada ayer para decidir si se convocan paros a partir del próximo lunes, 19 de febrero. Al final de la reunión se votó y salió adelante la convocatoria, aunque, según fuentes de la plantilla, el comité de empresa decidió no llevar a la práctica la medida, al entenderse que no había suficiente quórum para tomar una decisión de tal calado. Hay que tener en cuenta que el número de personas que podría ir a los paros podría superar, con mucho, el medio millar de personas, al tener en cuenta que estarían llamados a las movilizaciones los encargados de la recogida de la basura, la limpieza y viaria y de dependencias municipales y también el cuidado de parques y jardines. Es decir, a la asamblea, a pesar del llamamiento del comité, que está en manos de CC OO, apenas acudió un cuarto de la plantilla.

El cónclave comenzó a primeras horas de la tarde y se prolongó hasta pasadas las nueve. Fue tenso. Hay gran preocupación en el seno de estos trabajadores por la situación en la que se encuentran por el incremento de servicios que tienen que prestar y otros “ataques” a derechos que consideran consolidados aunque, según las fuentes consultadas, no hay despidos encima de la mesa. Con la posibilidad de una huelga muy cerca, a partir de hoy se presentan jornadas de intensísima actividad para los representantes laborales y la empresa para evitar que se tomen medidas drásticas por parte de la plantilla y es más que seguro que se convoque una nueva asamblea, para que, cualquier decisión, tenga la máxima representatividad. Hay que tener en cuenta que la huelga, que podría ser de carácter indefinido y tendría una gran repercusión.

Con la adjudicación del contrato a FCC se introducen numerosas mejoras para el licitador, como ampliar la zona de cobertura y el refuerzo en el casco antiguo, por lo que los responsables municipales, cuando informaron de estos detalles, consideraron que no hay amenaza alguna para la actual plantilla que, por ley, tiene que ser subrogada. Eso sí, preguntado por los periodistas, en una comparencia pública, el concejal de Hacienda, Manuel Bonilla, dejó claro que el número de trabajadores y la organización de su actividad corresponde a la empresa, sin que la Administración local pueda intervenir. La multinacional FCC se adjudicó el servicio, a mediados de diciembre, por 12 años, prorrogables a 20, con un coste anual de 13,2 millones de euros para la Administración local.